El Ayuntamiento ha solicitado a la Fiscalía la apertura cautelar del camino público de San Benito a Minas del Horcajo

• Hace ahora un año la Policía Local tuvo que cortar las cadenas que impedían el tránsito • Las nuevas acciones de corte por parte de la finca motivan el amparo judicial

El camino, nuevamente cortado, ha motivado la dencuncia ante la Fiscalía

El Ayuntamiento de Almodóvar del Campo está a la espera de la decisión que pueda adoptar la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Ciudad Real en torno a la petición de medidas cautelares para la apertura, inmediata y permanente, del camino público entre las pedanías de San Benito y Minas del Horcajo.

Según consta en el escrito presentado fechas atrás por el letrado Cipriano Arteche Gil, en representación del Consistorio almodovareño, se solicitan medidas “que acuerden el paso libre de personas y vehículos” a lo largo de dicha ruta, sita “en el término municipal de Almodóvar del Campo y que transcurre por la finca denominada ‘San Javier”.

En este texto, complementario a la denuncia también presentada ante la Fiscalía por presunta desobediencia a lo ordenado por el Ayuntamiento, se insiste la necesidad de que “los denunciados no cierren el acceso al camino mediante puertas o cadenas y que, por tanto, dejen el acceso al mismo y a su tránsito, libre, vacuo y expedito”.

En ambos documentos se insiste en la titularidad pública del camino, que ya en 2008 y en 2018 la Policía Local tuvo que abrir retirando el candado en unas puertas que se habían colocado, sin permiso, por la titularidad de la citada explotación, en una actitud que imposibilita el acceso directo de numerosos sambeniteños a sus fincas en esa zona.

Fernando Torres, concejal de Aldeas, apunta que éste “se tiene por camino público de primer orden”, por unir dos localidades y en este caso, además, y de hecho el Ayuntamiento ha arreglado en distintas ocasiones su trazado, por ser también vía de acceso directo para “llegar a sus propiedades por parte de los vecinos y puedan atender también a sus animales; si no es por aquí tienen que dar una vuelta de 30 kilómetros”.

El munícipe indica que tras el incidente del pasado año, se ha venido optando por la vía del diálogo para “intentar convencerlos de que éste es un camino público y que no lo corte, pero como hace caso omiso, tomamos la decisión de denunciarlo y de pedir estas medidas cautelares que, esperamos, puedan resolverse en breve”.

Fernando Torres, sobre las acciones judiciales emprendidas
Fernando Torres, sobre los perjuicios del corte del camino
Zona cortada el pasado año y sobre el que hubo de actuar el Ayuntamiento
Zona cortada el pasado año y sobre el que hubo de actuar el Ayuntamiento
El mismo lugar, una vez fue cortada la cadena
El mismo lugar, una vez fue cortada la cadena
Evolución de los hechos desde abril de 2018

Los hechos que han motivado las acciones judiciales emprendidas finalmente por el Ayuntamiento de Almodóvar y de cuya instrucción ordinaria se está encargando el Juzgado número 2 de Puertollano, tienen su origen en el día 7 de abril de 2018, cuando la Policía Local comprueba que “dicho camino se encontraba cortado por puertas metálicas cerradas mediante cadenas y candado a su paso por la Finca San Javier”.

Tras diversos requerimientos del Ayuntamiento, en el Pleno del 26 de junio de ese mismo año se acordó “la recuperación posesoria del camino público de San Benito a Minas del Horcajo”, instando a la propiedad de la vinca a “realizar los trabajos necesarios para reponer a su primitivo estado el camino en cuestión, cesando en la usurpación y dejándolo libre y expedito”.

Como no fue así, agentes del cuerpo policial procedieron a “cortar un candado y su correspondiente cadena, pudiendo así abrir la puerta y permitir el paso por el camino”. Sin embargo, un año después, este pasado 19 de julio la Policía Local volvía a constatar la existencia de medidas de corte “en el trayecto que el mismo [camino] tiene lugar por la finca San Javier”, motivando la denuncia ante la Fiscalía.

El informe policial cita la “colocación de dos vigas de hierro, una a cada extremo del camino y preparadas con cadenas de gran calibre, presumiblemente para unir las vigas con las cadenas e impedir el paso de cualquier tipo de vehículo”, tanto en el punto más cercano a San Benito como en el punto opuesto, a casi tres kilómetros de distancia. También que a 700 metros existe una puerta que “presenta en un extremo una cadena en buen uso y en el extremo contrario un candado cerrado”.

Asimismo, vecinos de San Benito constatan a este respecto que “tanto las cadenas y la puerta mencionadas, así como otras existentes en dicho camino son cerradas una vez comienza a anochecer o incluso antes”.