La Universidad Popular clausura el curso con un balance muy positivo e introducirá nuevas actividades

• López reconoce el trabajo tanto de monitores como de diferentes colectivos, celebra la gran acogida de nuevas propuestas como el yoga y espera recibir sugerencias para el nuevo curso

Almodóvar del Campo, 22 de junio de 2019. Almodóvar del Campo ha realizado la fiesta fin de curso de la Universidad Popular (UP) donde se entregaron, por cursos, los diplomas a  un alumnado que ha vuelto a rondar las 600 personas.

La concejala de Cultura, Virginia López, indicaba que “hay cursos con una  gran aceptación, como es el de lagartera, bolillos o el de restauración y pintura, entre distintos cursos que llevan ya muchos años, pero la gente sigue apuntándose porque les gusta, porque es un espacio no solo para  aprender, sino para  compartir con amigas, vecinas”.

La concejala señalaba que a estos cursos se han sumado nuevos que han tenido una gran acogida,  como ha sido el caso este año del yoga. “Desde aquí, agradecer a todas las monitoras y monitores que forman parte de la Universidad Popular porque ponen mucho esfuerzo y empeño en que los alumnos aprendan, estén a gusto, y que se sigan apuntando año tras año”, como también es el caso del curso de mantenimiento para personas mayores y aeróbic, “siempre repletos”.

Por tanto, un balance altamente positivo tal y como se puso de manifiesto  durante un acto en el que también participaron las nuevas integrantes de la Corporación municipal Carmen Santos y Yolanda Molina, además de la directora de la Universidad Popular, Dolores García-Minguillán.

García-Minguillán se refería a la doble satisfacción del curso que se cerraba, indicando que, “no solamente hemos iniciado cursos nuevos con mucha aceptación, como ha sido el de yoga, sino que hemos rescatado otros que habían formado parte de nuestra trayectoria, como el de teatro y que tiene también una aceptación muy importante”.

A este respecto, López también mostraba la gratitud hacia colectivos como la Asociación de Amas de Casa, la anfitriona de la actividad teatral, ‘Balálita’ o  ‘Baile Andaluz’ por sus respectivos cursos de bailes así como a la Escuela Municipal, del Música, cuyas actividades también engrosan la programación de una Universidad Popular que está abierta a recibir nuevas sugerencias  para desarrollar.

Dolores García-Minguillán, señalaba la gran satisfacción que supone la formación popular,  renovada anualmente  y que implica “que la gente salga de sus casas, propicie el establecimiento de relaciones sociales y se acerque a la cultura con mayúsculas”, algo que viene siendo una de sus principales señas de identidad durante sus 26 años de prolífica trayectoria.

“Trabajamos fundamentalmente con adultos y, teniendo en cuenta que estamos en una zona rural, permite que la gente se mantenga activa y pueda seguir aprendiendo a lo largo de la vida”, enfatizaba García-Minguillán, quien recordaba que las universidades populares “son proyectos municipalistas “y el Ayuntamiento es clave a través de su Concejalía de Cultura, apoyándonos de un modo constante, proponiendo actividades, contratando monitores, etcétera”.

La fiesta fin de curso tenía lugar en el ‘patio de los laureles’ del Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ y se completaba con el recital del Niño de la Era, de Argamasilla de Alba, y un cantaor de flamenco, en lo que fue un admirado homenaje a Paco de Lucía a través de la guitarra flamenca.

Así, los asistentes que llenaron el espacio abierto del recinto cultural y luego compartieron un vino de honor, tuvieron el placer de escuchar y disfrutar de los mejores temas y éxitos del genio y mito de la guitarra Paco de Lucía: ‘Entre dos aguas’, ‘Fuente y caudal’, ‘Almoraima’, o el clásico ‘Concierto de Aranjuez’, entre otros.

Aspecto del patio de Laureles
La celebración incluye homenaje a Paco de Lucía