Almodóvar bendijo el nacimiento de la nueva procesión de la Cruz de Mayo

Momento en que Balálita le echa el Mayo a la Santa Cruz.
  • Organizada por la Cofradía de la Caridad, 20 jóvenes costaleros le dieron vida.
  • Gran emoción y acompañamiento multitudinario hubo el domingo por la tarde.

Almodóvar del Campo asistía en la tarde de este pasado domingo al alumbramiento de una nueva procesión, que enraíza creencias religiosas y la tradición de las cruces de mayo y que viene a engrandecer el calendario de celebraciones de la localidad.

Organizada por la Hermandad del Santísimo Cristo de la Caridad, su jovencísima cantera de costaleros y costaleras, una veintena, levantaban por vez primera el paso de la Santa Cruz de Mayo, en un estreno que tuvo un multitudinario y sentido acompañamiento.

Hacia las siete y cuarto de la tarde salía del templo parroquial ajustando al milímetro, tanto por lo alto como por lo ancho, la maniobra, en primer lugar, al son de los acordes de la Banda de Cornetas y Tambores de ‘Nuestro Padre Jesús Rescatado’.

E inmediatamente después, cerrando el cronograma de agasajo del grupo de mayeros del colectivo local ‘Balálita’ iniciado en la noche del sábado de vísperas y continuado ya desde el mediodía dominical, completándose así catorce montajes de diferentes colectivos.

Tres folías articularon estos sentidos Mayos dedicados a la Santísima Cruz de Mayo, con el orgullo de todos los presentes y la emoción también de familiares de la cuadrilla portante, varias de cuyas madres hicieron una ofrenda florar a los pies de la cruz.

A continuación, un recorrido corto pero de gran intensidad, por la Plaza Mayor, la Plaza de la Trinidad, las calles San Juan de Ávila, Blasco Ibáñez y Alcudia y, tras alcanzar la Plaza de San Benito, regresar al emplazamiento principal para meter con igual portento el paso.

Un día inolvidable y lleno de orgullo

Si al inicio se vivía una intensidad entre nervios y pasión contenidos, al término de la procesión se desbocaba toda la emoción contenida, para derramar toda la satisfacción y el orgullo de ver cumplido, al fin, tan deseado anhelo que la pandemia obligó a postergar.

Todos querían agradecer y reconocer la gran labor que realizaron costaleras y costaleros, un grupo en el que alguno apenas si cuenta con apenas catorce años edad y que están llamados a engrosar el contingente portante de la Cofradía de la Caridad almodovareña.

Cristian García-Minguillán  Pedrero, uno de los capataces del paso y junto a Rodrigo Acero, principal impulsor de este hito, destacaba las “fuerzas, ganas y fe de la veintena de chicos y chicas que tenemos debajo del paso” y que irrigaron de esas virtudes la población.

Y les adjudicaba el papel de que “verdaderamente engrandecen esta fiesta para la cual ha pasado muchísimo tiempo desde que empezamos el proyecto, 1.137 días exactamente, y lo cierto es que al fin estamos recogiendo los frutos”.

Cristian destacaba el objetivo añadido de crear cantera de costaleros para la Hermandad de la Caridad, pues “cuando llega la hora de la Semana Santa, muchas veces te ves un poquito apurado y quizás hay pocas alternativas porque los pasos son grandes y pesados e intentamos hacerlo para involucrarlos desde jóvenes en su transcurso cofrade”.

Rodrigo, por su parte, subrayaba durante el desfile procesional la oportunidad de “ver cumplido un sueño más” y expresaba también su orgullo por la labor de costaleros y capataces, “el presente y futuro de la Hermandad del Cristo de la Caridad y que han decorado también esta Santa Cruz de Mayo”.

“Un día muy grande porque hemos llevado a cabo una iniciativa impensable por colación de la pandemia y pensar en que al fin ha llegado este momento en el que ya hemos podido terminar nuestro desfile procesional, ha sido una satisfacción en un recorrido lleno de emociones”, subrayaba.

También él agradecía colaboración del Ayuntamiento, en particular en la persona del alcalde, a la hora de facilitar la procesión, así como al resto de hermandades de pasión y gloria de la localidad que respondían a la invitación que se les hizo para acompañamiento.

“Nos podemos sentir orgullosos por haber sido pioneros en este menester, la primera vez que sale una cruz en un paso portado a costal por, y lo digo con mayúsculas y negrita, esa maravillosa cuadrilla de costaleros y costaleras”, recalcaba Rodrigo Acero.

Y de “día inolvidable” hablaba el primer edil, quien encabezó la representación de autoridades civiles de la Corporación municipal, destacando la singularidad de este nuevo paso de la Santa Cruz de Mayo sacada por primera vez a la calle y a costal.

José Lozano también sumaba elogio y gratitud de corazón a la cuadrilla que lo hacía posible, al equipo de capataces y a la directiva de la Hermandad de la Caridad, significando que esta iniciativa nace para perpetuarse.

“El año que viene, si Dios quiere y tenemos una jornada tan agradable como la de este año, se debería alargar un poquillo el recorrido, porque ciertamente se nos ha hecho hoy [por el pasado domingo] para todos”, refería el primer edil.

Loas también de los mayeros de Balálita

Por parte de Balálita se ponía de manifiesto el magnífico colofón que, con el canto a esta Santa Cruz de Mayo que se incorpora desde este año al recorrido oficial de cruces que se abría en la noche del sábado y continuaba desde el mediodía dominical, se ponía.

Carlos Javier Ruiz, uno de los vocalistas, se congratulaba de haber podido reencontrar con la tradición después de tres años, los dos últimos por la pandemia y el anterior por el golpe anímico del fallecimiento del compañero Carmelo Acero Romero y valoraba en nombre de sus compañeros la “muy grande acogida” cosechada este 2022.

Y Edicio Ruiz, director de este grupo de mayeros, ponía de manifiesto que el canto de los Mayos es algo tradicional en toda la región, pero si “muchos pueblos siguen manteniéndola, aquí en Almodóvar del Campo es especial porque es algo más ambicioso y los de aquí están muy considerados”.