Un desfase de necesaria catarsis a mandíbula batiente con Los Morancos

Los populares Omaíta y Antonia, anoche en Almodóvar del Campo.
  • Jorge y César Cadaval inocularon optimismo y buen humor a 2.000 asistentes.
  • Además de referencias de actualidad nacional, a lo largo de su espectáculo los humoristas sevillanos hicieron simpáticos guiños a Almodóvar del Campo.

Alrededor de 2.000 personas, muy respetuosas con las medidas sanitarias establecidas para evitar los contagios, compartieron anoche la necesaria catarsis en la que el humor de Los Morancos hizo de catalizador tras dieciséis meses de amenaza coronavírica.

‘El Desfase’, título del espectáculo con que los hermanos Cadaval, Jorge y César, están llevando su particular flama de optimismo desternillante por las grandes ciudades del país, recalaba este sábado en Almodóvar del Campo, bajo una organización exquisita.

Toma de temperatura antes de autoridad el acceso.

Además de establecerse tres turnos de acceso según la posición de las plazas a ocupar, fuera en una de las dos zonas establecidas del graderío o en el propio ruedo, todas numeradas y sentadas, a la entrada a ‘Las Eras de Marta’ se tomaba la temperatura.

Dentro, acomodadores de la organización del Ayuntamiento indicaban a los asistentes su asiento, en tanto que agentes de vigilancia privada, de la Policía Local y voluntariado de Cruz Roja también velaron para que la noche transcurriera a mandíbula batiente.

Personal de organización facilitó la localización de los asientos numerados.

Y así pudo ser desde el primer momento en que, hacia las once menos cuarto de una muy agradable noche también en el termómetro, salieron a escena Omaíta y Antonia, deglutiendo con chascarrillos continuados lo más esperpéntico de este largo último año.

Pero no fueron solos referentes de la crónica política o social del ámbito nacional, sino que el simpático dúo de humoristas, supo ganarse además a todo al público asistente con guiños continuados a Almodóvar del Campo, para satisfacción de los presentes.

Dos de los efectivos de Cruz Roja presentes en el recinto.

Y es que, además de diálogos y canciones de la actualidad general, también César y Jorge se prepararon a conciencia referentes locales, citando espacios y edificios del patrimonio almodovareño, dedicando incluso alguna que otra animada coplilla.

Fue un no parar de carcajadas y buen ánimo de variedades que se prolongó hasta casi las doce y media de la noche, con un público entregado que, gracias a Los Morancos, pudo mirar la realidad con el mejor antídoto que se puede inocular, el del buen humor.

Al término de la velada, Roberto Donoso, concejal de Festejos, expresaba la gratitud “de este Ayuntamiento a estos grandes profesionales de la escena de nuestro país por haber querido incluir en su gran gira nacional a Almodóvar del Campo”.

Panorámica del público asistente.

Asimismo, el edil coincidía en lo que estos hermanos sevillanos dijeron durante su actuación, como era reconocer a los presentes su respaldo a espectáculos como los que tantos profesionales de la escena hacen posible, pese a restricciones y cortapisas.

Y también Donoso Ramírez quiso reconocer “el papel del público que ha asistido y que ha respetado en todo momento su asiento y las demás medidas establecidas para que el evento haya sido posible”, así como a quienes desde sus cometidos de organización, seguridad y atención sanitaria han velado para que todo transcurriese con normalidad.

César y Jorge, demudados en sus populares personajes.