FEPU ve en el Ayuntamiento de Almodóvar el modelo a seguir por sus ayudas directas a la hostelería y demás sectores damnificados

Los interlocutores, al término del encuentro
  • Ruiz agradece la sensibilidad municipal de la que adolecen otros gobiernos.
  • El Pleno aprobó ayer instar a los Ejecutivos central y regional a hacer lo propio.

La Federación de Empresarios de Puertollano (FEPU) ha conocido de primera mano el importante paquete de ayudas directas, exenciones y bonificaciones que, para la hostelería y otros sectores damnificados económicamente debido a la pandemia, viene concediendo desde el pasado año el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo.

Miguel Ángel Ruiz, presidente de esta organización patronal con alcance a toda la comarca, acompañado de profesionales hosteleros, entre ellos también alguno de la localidad anfitriona, se ha reunido con el alcalde José Lozano, quien ha recogido las reivindicaciones que está trasladando FEPU en diferentes ámbitos políticos y sociales.

Ruiz agradecía la hospitalidad de su interlocutor y valoraba que parte de lo que demandan, que en este caso depende de administraciones pequeñas como es el caso del Consistorio almodovareño, sí se estén llevando a cabo, como es el caso de ayudas directas sin ningún tipo de condicionante.

Medidas 2020 y 2021

En 2020 se entregaban ayudas de 300 euros, a fondo perdido, para todas las empresas afectadas, fueran de hostelería, bares, restaurantes, alojamientos, limpieza, comercios de textil, establecimientos multiproducto, de electrónica, fotografía, talleres, peluquería, estética, etcétera.

Se bonificaba al 100% el ICIO, el impuesto de construcciones, para los establecimientos que establecieron elementos de protección que requerían de la correspondiente licencia municipal para su instalación. Exenciones para la tasa de instalación este año de terrazas hosteleras y cancelación de la tasa por recogida de basuras durante el periodo afectado.

Este 2021 se ha creado una partida de 25.000 euros de ayudas directas que, en la línea de las del pasado año, son para sectores empresariales más perjudicados por efectos de la pandemia, teniendo también alcance a feriantes, músicos y otras actividades. Exenciones y bonificaciones añadidas para terrazas, basuras y la creación de empleo.

Agradecimientos de FEPU

“Por eso tenemos que agradecer que este ayuntamiento esté haciéndolo, porque los autónomos y los hosteleros y los comerciantes de Almodóvar están recibiendo dinero y, al igual que ya lo recibieron el año pasado, este año incluso se ha incrementado esa partida presupuestaria”, ha explicado el máximo responsable de FEPU.

Y ha añadido como “es de agradecer que en momentos en que realmente lo están pasando mal, este ayuntamiento se acuerde de ellos”, en contraposición según señala Ruiz a otros gobiernos de mayor tamaño, que cuentan además con unos presupuestos respectivos que comparativamente son mucho más poderosos.

De ahí que, abundaba, “tenemos que seguir reclamando a la Junta de Comunidades y al Ministerio más ayudas porque se nos ha obligado a cerrar”, lamentando Miguel Ángel Ruiz la “criminalización de un sector que, aunque ahora se está abriendo un poco, la gente sigue teniendo miedo y si bien todos queremos que el Covid se cure, también necesitamos ayudas para todos los que realmente lo están pasando mal”.

Con la esperanza puesta en la generalización de la vacunación, FEPU dice sobre el código QR estar “totalmente en contra por esta imposición de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha porque, aunque entendemos que está bien la idea, creemos que no se debe aplicar solamente en este sector”.

“Si se impone un código QR para tener controlado dónde puede haber un brote, pues que se ponga en el resto de establecimientos, en comercios, en transporte público, supermercados, farmacias, estancos,… allí donde hacemos la vida normal que sería algo para controlar cualquier tipo de brote y solo en la hostelería no es lógico”, apostillaba.

Cercanía del equipo de Gobierno hacia los afectados

Por su parte, José Lozano ha agradecido a FEPU su interés por la situación de los hosteleros locales, “que este alcalde y el resto del equipo de Gobierno viene conociendo de primera mano por estar en contacto con ellos”, algo que ya el pasado año se tradujo en las primeras ayudas directas a éste y otros sectores afectados por las restricciones.

Y este año, como ya en su día anunció el primer edil, “se va a incrementar la partida para los ámbitos que peor lo están pasando, como la hostelería, músicos, gimnasio, feriantes, terrazas también como el año pasado y la basura” y recalca que si no hubiera Fiestas de Septiembre, en función de la evolución de la pandemia y la administración de vacunas, “estableceremos otra ayuda directa con la partida presupuestaria en fiestas”.

El Pleno insta a otros gobiernos a seguir el ejemplo del Ayuntamiento

Se da la circunstancia de que en la sesión ordinaria celebrada este mes por el Pleno de la Corporación almodovareña, el Ayuntamiento aprobaba una moción por la que insta “al Gobierno de Castilla-La Mancha a la concesión de ayudas directas y a la reclamación al Gobierno de España, de ayudas financieras, económicas, tributarias y fiscales al sector de la hostelería, autónomos y pymes, de nuestro municipio, provincia y región”.

Acuerdo que únicamente fue posible con los votos por mayoría del equipo de Gobierno, lamentando el alcalde “esta nueva muestra por la que los concejales del grupo socialista vuelven a apostar por los intereses de su partido, en lugar de los de empresarios y autónomos de su municipio”.

Y se debatió otra moción, planteada por la oposición, en torno a una “batería de medidas con motivo de las restricciones sanitarias en 2021 provocadas por el Covid-19 en Almodóvar del Campo”, rechazada por mayoría al considerar el equipo de Gobierno que “no aporta nada nuevo a las medidas que ya están vigentes y seguimos tomando estando dentro de las posibilidades y competencias de nuestro Ayuntamiento”.

Lozano en todo caso anima a la ciudadanía a que consuma en los sectores afectados con la misma prudencia con que acuden a otros servicios, a la compra, etcétera, haciendo uso de todas las medidas para prevenir contagios y siendo responsables ante una situación “que nadie deseamos pero que es la que nos toca vivir”.