“Carmen Pimienta lo que debería hacer es exigir a la Junta reconocer y atender a tantísimos dependientes como tiene nuestro municipio”

Edificio que alberga el departamento municipal de Servicios Sociales
  • Santos lamenta que la portavoz del PSOE local haga “demagogia miserable con un tema tan delicado, en el que este Ayuntamiento poco más puede hacer”

La concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo, Carmen Santos, considera que la portavoz del PSOE local, Carmen Pimienta, “en lugar de hacer otra nota de prensa cargada con la misma demagogia miserable que hace siempre contra este equipo de Gobierno, debería centrarse de una vez en apostar por nuestro municipio y por sus habitantes, sobre todo si se trata de personas dependientes”.

Carmen Santos, que lamenta la “la tergiversación pública de datos y explicaciones que le dimos esta semana en la comisión informativa”, insta a la portavoz de la oposición a “exigir a la Junta de Castilla-La Mancha a reconocer y atender a todas las personas que hay con dependencia en Almodóvar y sus pedanías, que hay bastantes más de los 61 que oficialmente constan”.

Y es que, como recuerda la edil, cuando en marzo con el confinamiento “muchos de ellos deciden renunciar temporalmente al mismo, entendemos que por prudencia, haciéndose cargo temporalmente de su atención familiares directos, se nos generó ese desfase de 1.050 horas del cual se dio cuenta a la Consejería de Bienestar Social”.

Santos señala que, “con el fin de no perjudicar en la jornada estipulada al personal dedicado a este servicio, del cual, hay que recordarlo también, es titular la Junta de Comunidades, decidimos reorganizarlo con nuestros servicios sociales asignando las horas pendientes de estas auxiliares afectadas a labores de atención a otras personas en situación de especial vulnerabilidad”.

Lamentablemente, añade la munícipe, “el reglamento por el que se aplica la Ley de Dependencia, establece claramente que si hay renuncian temporales al servicio las dotaciones de personal y de horas liberados deberían pasar a una bolsa que gestione la administración competente, en este caso la Junta de Comunidades, para habilitar nuevas ayudas, es decir, reconocer a nuevos beneficiarios”.

“Somos conscientes de que esa bolsa no la podía administrar el Ayuntamiento, pero por las razones referidas, decidimos reasignar el personal afectado para poder ocuparse de tantas personas que, sin estar con grado de dependencia reconocido, su particular condición de urgente vulnerabilidad y soledad, con la pandemia en apogeo, era necesario ofrecerles ayuda para compras, visitarles, etc., y que tanto bien hicieron”.

“Este esfuerzo que hizo nuestro Ayuntamiento, es algo que obvia la señora Pimienta y por lo cual debería sentirse orgullosa, por cierto”, apostilla Carmen Santos, quien recuerda que el convenio del servicio de atención a personas dependientes está costeado al 60% por la Junta de Comunidades y el 40% restante por el Consistorio.

Sobre la jornada laboral de las auxiliares, la edil señala que no es posible llegar a las 40 horas “precisamente porque la Junta de Comunidades no nos aporta mayor financiación necesaria de forma que, como muchos usuarios son grandes dependientes y piden asistencia presencial a horas parecidas para ser levantados y acostados, con la plantilla a que nos obliga la Consejería resultaría imposible satisfacer a muchos de ellos a la vez”.

De manera que al asignar menos horas de las que reclama “el PSOE al Ayuntamiento, pero no así a la Junta, que es a quien corresponde, conforme al buen criterio de nuestros servicios sociales desde hace años podemos ajustar el número de auxiliares adecuado, doce actualmente, a la demanda que hay, pedanías incluidas”.

Un ejemplo de lo que dice la edil se da en la aldea de San Benito, donde, merced al convenio de 19.000 horas anuales con el Gobierno de Castilla-La Mancha, solo es posible destinar una auxiliar “y, por tanto, es imposible que pueda ir a levantar o a acostar a las personas beneficiarias del servicio a la misma vez que tienen solicitado”.

En consecuencia, “no es cierto que nosotros hayamos dejado de dar 1.050 horas, si se tiene en cuenta primero que hubo renuncias voluntarias de beneficiarios y, en segundo lugar, que nuestro Ayuntamiento, en un gesto de interés por ofrecer el mayor servicio de atención en un contexto de alarma sanitaria, dispuso dedicar esas horas a otras personas que no están en el programa regional de dependencia, a la par que las personas contratadas pudieron cumplir las horas establecidas en sus contratos”.

Sobre las condiciones de prevención de riesgos laborales, “nuestras auxiliares cuentan con protección recomendada para este tipo de atención sociosanitaria, es decir, mascarillas FFP2, pantallas, batas y guantes desechables, desde inicio pandemia, algo que sufraga exclusivamente el Ayuntamiento ante la desatención que también en este sentido ha hecho y sigue haciendo la Junta de Castilla-La Mancha”.

Por último, Santos, quien en todo momento está pendiente de las necesidades de los servicios sociales, máxime a raíz de la pandemia, no descarta iniciar acciones legales ante las “acusaciones veladas que Carmen Pimienta lanza cuando habla de ‘procurar trabajo a familiares directos’, lanzando una piedra y escondiendo la mano, porque si en algo tengo que tener mi conciencia tranquila es de la limpieza con que asumí y así estoy asumiendo mi compromiso público”.