El Diario Oficial de la Unión Europea ha publicado hoy el anuncio de licitación de la depuradora

Instalaciones a desmantelar en la parcela donde se ubicará la nueva depuradora.

El Ayuntamiento fija en los pliegos numerosas garantías técnicas y tarifarias.

Las cuotas se ceñirán a las mediciones de los contadores domiciliarios de agua.

El Diario Oficial de la Unión Europea publica este viernes, 18 de diciembre, el anuncio de licitación para la redacción del proyecto, la construcción, la conservación y la explotación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Almodóvar del Campo, aprobada en Pleno extraordinario del Ayuntamiento el día 9 del mes en curso.

Obras de construcción de la infraestructura que incluyen la EDAR, con capacidad para tratar 7.000 metros cúbicos diarios; un colector emisario PVC paralelo al arroyo del Lino de 1.200 milímetros de diámetro; un aliviadero; demolición de elementos existentes en la parcela de la depuradora que quedó en desuso; y la reposición de equipos necesarios.

La valoración solo de este capítulo se estima en 3.469.775,02 euros, de los que 1.502.834,34 euros se destinan a la EDAR y 146.494,59 a medios materiales de primera implantación; 645.993,08 euros el colector y aliviadero; la demolición, 15.000 euros y la reposición de equipos, 959.429 euros; más 200.000 euros para ingeniería de detalle y topografía.

Este contrato de concesión de obra y servicios engloba también como queda dicho la explotación y por su montante económico, que llega en total, sin impuestos, a los 8.922.962 euros, queda sometido a directivas europeas de contrataciones públicas y a garantías de competencia empresarial vigentes en el conjunto de la Unión Europea.

El plazo para la fase de construcción, conforme al pliego de condiciones, será de entre 12 y 18 meses, obteniendo mejor puntuación aquellas ofertas que aseguren un menor plazo y, respecto a la fase de explotación, el contrato se extenderá hasta completar 25 años, algo habitual para este tipo de concesiones en las que también prima el principio de ‘riesgo y ventura’ que asume el adjudicatorio.

Éste recuperará la inversión realizada a lo largo de dicho plazo, con cargo a las tarifas de depuración que el Ayuntamiento establecerá aplicando volúmenes de agua medidos mediante los contadores domiciliarios, lo que supone una deseada ventaja para los vecinos de la localidad en comparación a otras con un sistema de facturación diferente.

Los servicios técnicos municipales del Consistorio certifican que se ha optado para esta licitación por englobar todos los conceptos y no dividirlos en lotes diferenciados, atendiendo a diferentes razones de orden estrictamente técnico, que respetan en todo caso requisitos normativos de procedimiento, publicidad, igualdad y no discriminación.

También alega el informe municipal que el “correcto funcionamiento [de la depuradora] está íntimamente vinculado a sus características y, por ende, se hace necesario que la construcción, así como la explotación de la EDAR, recaiga sobre un único concesionario”, además del “riesgo” que el dividirlo entrañaría en “eficiencia” o incremento de costes.

Para la construcción de la planta se aporta el anteproyecto que, en su día, tras las gestiones conjuntas realizadas por el alcalde de Almodóvar del Campo y su homóloga de Argamasilla de Calatrava, facilitó la sociedad estatal ACUAES, dimensionando su capacidad para “cinco veces el caudal medio actual”, determinado en 80 litros por segundo.

Obligaciones adjudicatario

Además, el adjudicatario es responsable de asegurar que las instalaciones cumplen con el objetivo para el que han sido diseñadas. En caso contrario, no se recibirá la planta por parte del Ayuntamiento almodovareño y, adicionalmente, estará obligado a cumplir con los requerimientos de calidad de efluente, es decir, el caudal depurado.

Si no se cumplieran los parámetros exigidos, ni la legislación vigente o la autorización de vertidos, el concesionario será responsable ´también de aquellas inversiones adicionales necesarias para conseguir la calidad esperada de vertido y si por ello hubiera multas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, el concesionario se hará cargo de ellas.

Una vez construida la EDAR y antes de su recepción por el Ayuntamiento, se verificará que cumple con su cometido, que se consigue una calidad de efluente apto para su vertido a cauce y que dispone de todos los permisos y autorizaciones para su entrada en funcionamiento.

Desde ese momento se iniciará la segunda etapa del contrato, como es la operación, mantenimiento y explotación de la planta durante el período de concesión. Durante esta fase, los costes generados por la EDAR serán asumidos por el adjudicatario y, al igual que la inversión, serán recuperados por aplicación de las tarifas de depuración aprobadas por el Ayuntamiento y sufragadas por los abonados del servicio.

Las empresas interesadas en esta licitación tienen de plazo para presentar sus ofertas hasta las 19,00 horas del viernes 15 de enero de 2021, conforme a una exhaustiva documentación preparada por los diferentes departamentos municipales de Urbanismo, Intervención y Secretaría, a cuyos funcionarios el equipo de Gobierno agradece la labor.

El equipo de Gobierno desmiente otra vez a la portavoz del PSOE

Su portavoz, Fernando Torres, recalca que “en interés del pueblo de Almodóvar del Campo, ante el desentendimiento que ha mostrado la Junta de Comunidades, pese a la necesidad de esta infraestructura tan necesaria por convicciones medioambientales propias o normativas europeas, vamos finalmente a resolver esta carencia histórica”.

El munícipe lamenta no solo este tratamiento por parte del Gobierno regional, sino que “lo más lamentable, algo por lo que debería dimitir la portavoz de la oposición, es que el PSOE de Almodóvar del Campo haya puesto en serias dudas, de manera totalmente infundada y alarmista, unos pasos que tienen la supervisión de técnicos municipales”.

“Y causa vergüenza ajena que en su última nota de prensa hable la señora Pimienta de ruina, cuando fuimos nosotros y en particular nuestro alcalde José Lozano, quien realmente tuvo que enfrentarse a la situación casi de quiebra económica que nos encontramos al asumir la gestión del Ayuntamiento en 2011”, apostilla Torres.

El también edil de Medio Ambiente desmiente por tanto las afirmaciones de la portavoz del grupo socialista y transmite “a nuestra vecindad palabras de tranquilidad porque, entre otras cosas fruto de nuestra gestión económica que ha dejado superávit, se podrá costear gran parte de esta depuradora y fijar cuotas razonables a los ciudadanos”.