José Lozano reitera su llamamiento a la prudencia tras la prórroga del Nivel 3 decretada este domingo por Sanidad

Uno de los parques infantiles que fueron clausurados en Almodóvar del Campo a principios de noviembre.

El alcalde sigue instando a no bajar la guardia y a reducir los contactos sociales.

Se confía en una evolución favorable de los datos para evitar nuevas prórrogas.

La Consejería de Sanidad ha decretado este domingo la prórroga durante diez días más, hasta el miércoles 2 de diciembre, de las medidas especiales de Nivel 3 para la contención de la pandemia en el municipio de almodóvar del Campo, ante los últimos datos epidemiológicos que siguen indicando un alto riesgo de transmisión comunitaria.

Así se lo ha trasladado esta misma mañana el delegado provincial Francisco José García al alcalde José Lozano, quien agradece en primer lugar la disciplina que en los primeros diez días de Nivel 3 ha respetado la población y entiende que los nuevos casos detectados obedecen a contagios en círculos estrechos de quienes ya tenían Covid-19.

No obstante, “el resto de ciudadanos debemos mantener la misma responsabilidad y sentido común para prevenir la expansión del virus en nuestras calles y otros espacios de convivencia, que siempre hemos recomendado tras la irrupción del coronavirus en nuestro país y por ello es fundamental no bajar la guardia”, explica Lozano.

El regidor, por tanto, recuerda lo importante que es salir a la calle lo mínimo imprescindible y que, en caso de hacerlo, “seguir respetando escrupulosamente cuantas medidas preventivas rigen”, recordando que desde el Ayuntamiento se está respondiendo con acciones de desinfección para minimizar riesgos.

Sanidad informaba hoy domingo que entre las semanas epidemiológicas 45 y 46 se han declarado en el municipio de Almodóvar del Campo un total de 48 casos de Covid-19 lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 796,4 casos por 100.000 habitantes.

No obstante, solo en la semana 46 se había registrado una menor presión que en la semana previa, dado que el descenso de 25 a 23 nuevos casos rebajaba la tasa de casos por 100.000 habitantes a los 381,62, “lo que nos hace desear que esa tendencia a la baja se mantenga y no sean necesarias más prórrogas del Nivel 3”, apostilla Lozano García.

Entre las principales restricciones que la Junta de Comunidades impone en este ‘Nivel 3’ cabe reseñar la suspensión de la actividad en el interior de bares, restaurantes y resto de establecimientos de hostelería, así como en locales específicos de apuestas en los que pueda existir servicio de hostelería asociado a su actividad.

Las terrazas de bares y restaurantes reducen aforo al 50% del máximo establecido previamente, con distancia de al menos dos metros entre las sillas de diferentes mesas, siendo la ocupación máxima de seis personas por mesa o agrupación de mesas, siendo el cierre estos establecimientos y similares a las 23,00 horas.

Las celebraciones posteriores a eventos como bodas, comuniones, bautizos y otros similares en locales de hostelería y restauración limitan su aforo a 60 personas en espacio abierto y si se llevan a cabo en otro tipo de instalaciones no se podrá superar el número máximo de seis personas.

La permanencia de personas en lugares de culto en espacios cerrados se fija en el 40% de aforo y en espacios al aire libre deberá garantizar la distancia de seguridad interpersonal y el resto de la normativa higiénico sanitaria sobre prevención y contención del COVID-19, no debiendo superar el número máximo de 100 personas.

Además, se refuerzan los controles para impedir el consumo de alcohol que no estuviera autorizado y otras actividades no permitidas en la vía pública, para lo cual la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha y la autoridad aplicarán rigurosamente las sanciones correspondientes.

También se cierran hogares de jubilados y centros colectivos de sociedades recreativas y culturales; se suspende cautelarmente la actividad en los Centros de Día de personas mayores y personas con discapacidad y de servicios de estancias diurnas de personas mayores, así como las visitas sociales en residencias de mayores.

José Lozano insiste en recordar que revertir esta situación “no es solo labor del alcalde, labor de la Policía, o de solamente unos cuantos, sino que es labor de todos los ciudadanos que tenemos que ser capaces de aislar el virus para que así no siga propagándose y por eso debemos quedarnos en casa todo el tiempo que podamos”.