Una veterinaria controló a cada ejemplar liberado, cuya residencia definitiva es la torre del fondo

Una veterinaria controló a cada ejemplar liberado, cuya residencia definitiva es la torre del fondo

Una veterinaria controló a cada ejemplar liberado, cuya residencia definitiva es la torre del fondo