El superávit de 1,5 millones del Ayuntamiento está permitiendo capear las vicisitudes de este primer año de legislatura

José Lozano, en su despacho de Alcaldía.

En su balance del primer año de la actual legislatura, el acalde José Lozano reconoce la necesidad de haber cambiado prioridades.

Planes de empleo, reactivación económica y depuradora, objetivos prioritarios en la gestión municipal del equipo de Gobierno.

De “año difícil” califica el alcalde de Almodóvar del Campo, José Lozano, la andadura en los doce primeros meses de esta legislatura, no sólo por lo que ha supuesto la irrupción del Covid-19 en cuanto a la vida normal de las personas y la actividad económica del municipio, sino también por cortapisas que está encontrando en otras Administraciones.

Los planes de empleo, en estos años con mayor relevancia para los de carácter local que organiza el propio Ayuntamiento para poder atender la demanda en la población y en sus pedanías, potenciado semanas atrás con 100.000 euros por las consecuencias laborales del coronavirus, está siendo uno de los pilares fundamentales este último año.

“La labor que están haciendo las personas seleccionadas para los planes conforme a los criterios establecidos están permitiendo además un servicio público como es la realización de pequeñas obras, como las que vamos ahora a iniciar en las calles Córdoba o Guadiana, además de otros servicios a la ciudadanía”, dice el regidor.

Y otro de los caballos de batalla es la reactivación de la hostelería y el turismo, algo para lo que el Ayuntamiento, junto a otros negocios y autónomos que hubieron de cerrar temporalmente, ha contribuido con diferentes ayudas que beneficiarán a unas 300 empresas, aunque José Lozano enfatiza que “queda todavía por hacer y ahí estaremos”, alabando la calidad del servicio que dan.

Un rico turismo sin masificaciones de riesgo

Un puntal sería poder celebrar, aunque con otro formato, celebraciones festivas, pero el alcalde sigue siendo cauto y, aun a pesar de que las Administraciones competentes están empezando a abrir la mano, no se ha decidido nada para septiembre y señala que habrá que esperar a finales de julio o principios de agosto para conocer una decisión.

Por lo pronto, el regidor sí lanza un mensaje a visitantes y turistas para acudir al municipio para conocer “atractivos como nuestro patrimonio cultural, religioso, histórico o natural, que son lo suficientemente importantes como para apostar por este destino de interior y huir de otros masificados en meses en los que sigue la pandemia”.

La cautela ha motivado la cancelación de la temporada de baño en las piscinas públicas de Almodóvar y de la pedanía de San Benito, donde el pasado año se estrenó su propia instalación tras la inversión del Ayuntamiento. “La decisión la adoptamos al final porque no lo veíamos nada claro. Las instalaciones estaban preparadas. Pedimos comprensión”.

Por otro lado, en lo que va de año el Ayuntamiento ha entregado ya nueve cheques-bebé, la ayuda de 400 euros que estableció para ayudar a quienes deciden tener hijos en la localidad, con intención de incentivar una natalidad que, sobre todo, se resiente más en las pedanías, anejos a los que lógicamente también alcanza la medida.

“Trabajo, esfuerzo y humildad” son las principales virtudes que valora de su equipo de Gobierno, gracias a lo cual se mantiene “la línea de trabajo que nos viene caracterizando desde ejercicios anteriores, con el fin de resolver temas que interesan a los ciudadanos”, refiere el regidor, quien apela también a la cercanía y el contacto con la vecindad.

Bajo esa premisa, que alcanza no sólo a la localidad cabecera del municipio sino a todas y cada una de las pedanías, con el “apoyo impagable de esas asociaciones a las que debo volver a agradecer su colaboración”, enfatiza, uno de los proyectos de legislatura cobra ya una relevancia tan importante que se ha puesto por encima de todos, la depuradora.

La línea roja de la depuradora

La línea roja de 2021 como año clave para apostar por este tipo de infraestructuras y la “triste constatación de que el Gobierno de Castilla-La Mancha no ha tenido finalmente el mismo trato a Almodóvar que a Argamasilla en este tema, a pesar de las promesas durante tantos años y de haber ido de la mano”, señala, motiva rehacer las prioridades.

José Lozano tiene claro que esta infraestructura va a ser una realidad “sí o sí, a pesar de las deslealtades del PSOE de nuestro pueblo, que en lugar de alegaciones bien debiera haber presentado un convenio como el que los vecinos de Argamasilla de Calatrava sí tienen el privilegio de disfrutar y ver cómo su depuradora se les está ya haciendo”, en tanto que el Almodóvar se ve obligado a optar por la fórmula de la concesión.

En todo caso, asegura el primer edil, “mientras yo siga siendo alcalde, mis vecinos no van a tener que pagar nada para amortizar esta infraestructura” y recuerda que por ello se empleará, además de otros ingresos, parte del superávit del 1,5 millón de euros que la gestión económica municipal ha posibilitado en estos nueve años de gobierno local.

Nueva Comisaría y Centro de Estudios, pospuestos

Una cuantía nada desdeñable que va a obligar a postergar unos años otros dos proyectos con mayor repercusión a nivel social como era el moderno Centro de Estudios y nuevo espacio homologado para la conservación del Archivo Histórico y una comisaría para la Policía Local más versátil y que aglutine su parque móvil y demás medios y espacios para el trabajo de este cuerpo de seguridad.

Si el “agravio comparativo” en cuanto a la depuradora con el vecino municipio referido es “algo manifiestamente palpable en cuestión de financiación desde hace ya tiempo”, Lozano dice tropezar ahora, además, con “cuestionables informes con que la Junta nos dice que el emplazamiento elegido no sirve, a pesar de que todas las planificaciones técnicas y de proyectos siempre optaron por esa localización como la más adecuada”.

“No es que yo esté empecinado, pero lo que hasta ahora hemos sufrido en Almodóvar del Campo es el desprecio de un Gobierno que, por encima de colores de partido, bien debiera mirar el interés ciudadano; no sé si somos de segunda o tercera división, pero en este tema de la depuradora, queda más claro que el agua”, denuncia el alcalde.

Renovación de redes de agua

A pesar de estos sinsabores, José Lozano se mantiene en la realidad de “seguir bajando o congelando impuestos como hemos hecho nuevamente de cara a este año y en seguir haciendo obras de interés para nuestros ciudadanos, como las mejoras en calles como San Miguel, para seguir mejorando nuestras redes de agua y urbanidad”.

A pesar de haberse renovado ya más de tres kilómetros de la red de suministro de agua potable en todos estos años, el regidor reconoce que lo obsoleto de unas conducciones “sobre las que nunca antes de nuestra llegada se había actuado” motiva al Consistorio a resolver las roturas puntuales y a proseguir la estrategia de renovación integral.

Es la misma filosofía, recuerda Lozano García, que se ha seguido en pedanías, adecuando depósitos e incluso instalando otros nuevos, actualizando los sistemas de captación o bombeo y, como en el caso más reciente que está a punto de entrar en funcionamiento, estableciendo un trasvase estable de Almodóvar a Retamar.

Una labor de gobierno y compromiso en equipo

El alcalde, que agradece públicamente “el gran gesto que hace este equipo de Gobierno al sacrificar su tiempo y esfuerzo a favor de todos los ciudadanos, que no han de costear el gasto extraordinario que supondría nuestras liberaciones, ya nueve años este 2020”, destaca la coordinación de la Concejalía de Aldeas con alcaldes pedáneos y sus vecinos.

José Lozano, en cambio, dice encontrar permanentemente muestras de deslealtad en la oposición. Porque, más allá de cuestionar el estudio de la depuradora, “ponen siempre trabas y parece que su único objetivo es quitar a este alcalde, cuando lo únicamente que deberían hacer es mirar por este pueblo y por sus ciudadanos”.

“Les pido muy poquito, no un auto de fe en este equipo de Gobierno. Sencillamente que influyan positivamente en instituciones cuyo partido gobierna y desde donde, a las pruebas me remito, se está menospreciando a un pueblo y a una comarca como la del Valle de Alcudia, que cada vez necesita más apoyo porque el tiempo no pasa en balde”.

Con todo y a pesar de las dificultades, se congratula de que “muchos de los objetivos están ya cumplidos” y que la buena salud económica redundará en toda la ciudadanía.