Las hermanas Puldain reciben el más sincero homenaje de un pueblo al que amaron con extraordinaria generosidad

Un momento del acto, con los retratos de las hermanas en la proyección

En el acto por el Día de la Mujer a cargo de AFAMMER y Amigos de la Historia.

José Lozano agradece un gesto para unas mujeres que “han sido referentes”.

Almodóvar del Campo ha dado un enfoque positivista a la conmemoración de este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, recuperando para la memoria colectiva el papel de precursoras en torno a lo que en estas fechas se reivindica que, sin pretenderlo, jugaron en la localidad hace ya tres cuartos de siglo las hermanas Lucía y Josefa Puldain Labayen.

Fue este viernes, en un acto que organizó el colectivo AFAMMER Almodóvar del Campo-Valle de Alcudia, en colaboración con la Asociación de Amigos de la Historia, en el marco de las Jornadas de Igualdad que promueve el Ayuntamiento, junto al Centro de la Mujer, y cuyo alcalde, José Lozano, fue uno de los numerosísimos asistentes.

“A Pepita y a Luchi las conocí en vida, pero no llegué a catequesis con ellas porque soy algo más joven, ni tampoco a esas excursiones que hicieron porque tampoco era la edad”, refería el regidor, quien atestigua que su legado a la población sigue muy presente, como lo es por ejemplo la donación de su casa y que hoy usa Cáritas.

Autoridades locales y familia Cupido Sánchez, atentas a las palabras de homenaje

En el acto, sencillo pero lleno de gratitud, se aludió a muchas facetas que caracterizaron a ambas hermanas de origen vasco, algunas desconocidas para Lozano, quien valoraba su “vida emprendedora, trabajadora, de empoderamiento total, que pasaron por todo tipo de actividades y, sobre todo, pensando en el más débil y más desfavorecidos”.

A su juicio, las hermanas Puldain son reflejo de “lo más importante que tenemos en la sociedad del llamado campo, las mujeres y yo me siento orgulloso de tener este tipo de mujeres porque han sido referentes, también en la humildad y lo mucho que trabajaron”.

Este homenaje a la mujer “con mayúsculas”, como enfatizaba la presidenta local de AFAMMER, Mari Carmen Cervera, se debía hacia “dos mujeres que, aparte de su faceta religiosa, que la tenían, eran dos mujeres emprendedoras generosas e increíblemente empoderadas, con mucha fuerza y que han hecho muchísimo por Almodóvar”.

Javier de la Fuente, presidente de Amigos de la Historia y más en particular Aurora Rey, esbozaron para la memoria colectiva los aspectos más destacables de estas hermanas originarias de la localidad guipuzcoana de Amézqueta, siendo Pepita la primera en recalar en Almodóvar, al calor de la familia de su hermano que regentaba la fábrica de harina ‘El Porvenir’, como siempre se la ha conocido.

Juana y Carmina, en primera fila por la derecha, junto a recuerdos de las hermanas Puldain
Una relación que se inició mediada la década de 1940

Llegó hacia mediados de la década de posguerra y se afincó tras terminar su carrera y ejercer como catedrática en el Instituto ‘Fray Andrés’ de la vecina Puertollano, a donde se desplaza en bicicleta, en ida y vuelta diaria, junto a otro gran docente natural de Almodóvar del Campo como fue Tomás García de la Santa, director del centro.

Pepita pasará a ser copropietaria y con su hermana Luchi, maestra de escuela, cuando se asiente por fin en el pueblo, harán gala de una generosidad tal que siempre velaron por el estado de los trabajadores y las necesidades de sus respectivas familias, a muchas de las cuales encontraron acomodo y trabajo en Madrid cuando cerró este negocio.

Como empresarias, llegaron a regentar tres gasolineras, una en Puertollano con muchísimo movimiento; la de ‘El Caserío’, en la carretera a Ciudad Real; y la que había a la entrada de la capital, ‘La Parrilla’. Al igual que en la fábrica, llevaban la dirección, la contabilidad y el papeleo.

Personas muy trabajadoras que perfectamente podían haberse quedado en casa y vivir de las rentas, pero prefirieron, en un espíritu cristiano con carisma carmelitano, compartir mucho de lo suyo para poder ayudar en una generosidad no tenía límites: donando harina, combustible, juguetes, viajes o donativos.

Hasta los ‘Mensajeros de la Paz’, del padre Ángel, por citar solo algunos de sus muchos más gestos, fueron revividos de la mano de algunas fotografías de estas mujeres, que además dedicaron tiempo y financiación para actividades religiosas como catequesis y fueron parte implicada en el proyecto arquitectónico del colegio-internado CIMASTER.

Blanca Cupido, a la izquierda, recibiendo el libro de fotografías
Carta de agradecimiento de sus sobrinos

Sobrinos de las mismas remitieron una carta que fue leída como colofón al acto y en la cual subrayaban el agradecimiento de la familia por tan “acertado” homenaje, hacia quienes “para nosotros fueron un gran ejemplo de mujeres fuertes, independientes y, sobre todo, debidas en cuerpo y alma a sus vecinos”.

“Esta personalidad que tenía, tanto empresarial como devota, procuramos llevarla siempre con nosotros y no deja de mostrarnos todos los días la fuerza y dedicación de las mujeres españolas que son el verdadero motor de este país y de sus familias”, expresaban desde el norte peninsular estos familiares.

Durante el acto se proyectar diversas instantáneas de diferentes épocas de las hermanas Puldain en todo tipo de momentos y situaciones, fotografía que quedaron recogidas en un sencillo librito entregado a dos de sus más estrechas colaboradoras en la localidad, Juana Fernández y Carmina Redondo, así como a la familia Cupido Sánchez con la que también los familiares de Pepita y Luchi siguen guardando contacto.

Varios de los retratos de la exposición ubicada en el Mercado
Exposición ‘Mujeres con Fuerza’

La convocatoria de ayer la completó AFAMMER con la exposición ‘Mujeres con Fuerza’, con la que recogía las semblanzas y retratos de 25 personalidades femeninas que, a nivel mundial, fueron pioneras en ámbitos tan importantes como la ciencia, las diferentes artes, la literatura, la política, astronautas, deportistas, en la religión, etc.

Mujeres que, como en el caso de Josefa y Lucía, no “podían ser solo iguales a los hombres, porque si no eran mejores que los hombres en aquellos tiempos, no podrían haber llegado a ser lo que fueron, es decir, pioneras en su momento y que nos han abierto el camino a muchas de nosotras”, zanjaba la responsable local de AFAMMER.

A continuación, los asistentes pudieron compartir recuerdos añadidos tomando un café con pastas ofrecidos por el Ayuntamiento a través de la Concejalía de Igualdad que dirige como concejala Yolanda Molina, quien se congratula de la marcha de las actividades que se van a seguir desarrollando en estos días.

El colectivo que preside Cervera ha organizado así este domingo 8 de Marzo, la lectura de un manifiesto propio en relación a la jornada reivindicativa hacia las mujeres y, en particular, a todas aquellas que dan vida a ámbitos rurales como es, en esta zona, el Valle de Alcudia. Será tras la misa de mediodía, hacia las 13,00 horas, en la Plaza Mayor.

El acto resultó multitudinario