Almodóvar del Campo ha vivido con fervor su Semana Santa

La población ha respaldado las procesiones que, salvo el Viernes Santo por la lluvia, han transcurrido con normalidad, valorando positivamente la carrera oficial instalada en la plaza Mayor

Encuentro del Rescatado y las Mercedes
Encuentro del Rescatado y las Mercedes

Almodóvar del Campo, 2 de abril de 2018.- Con el Domingo de Ramos, Almodóvar del Campo completaba una Semana Santa en la que la climatología fue más que respetuosa, salvo en la procesión del Viernes Santo, dado que ni el Cristo yacente ni Nuestra Señora de los Dolores pudieron hacer estación de penitencia conforme a lo previsto.

Un ciclo procesional que este año ha contado con la novedad de la carrera oficial, introducida por el  Ayuntamiento  en la plaza Mayor,  institucionalizando  un pasillo en color morado y con el escudo del municipio enmarcado en corona de espinas. Emblemas con que en los últimos años se vienen engalanando balconadas y balcones en edificios oficiales y fachadas de inmuebles históricos.

Su puesta de largo fue el Domingo de Ramos, en la salida de la procesión del Santo Niño Jesús, por la sección infantil de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Rescatado, Nuestra Señora de las Mercedes y Santo Niño Jesús. Señalar que, cada una de las cofradías pasionistas ha estrenado algún elemento durante estos días, así como también partituras las bandas musicales que han ido intercalando diferentes marchas y composiciones musicales.

En primer término, el Cristo de la Caridad y al fondo el paso de La Piedad
En primer término, el Cristo de la Caridad y al fondo el paso de La Piedad

A diferencia de esta primera cita, la de la noche del Miércoles Santo evidenció un cambio en el tiempo y en la temperatura. No obstante, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Rescatado, Nuestra Señora de las Mercedes y Santo Niño Jesús cumplió con su itinerario, trasladando al interior de la carrera oficial el tradicional encuentro del Rescatado y las Mercedes, pudiendo ser admirado por vez primera desde ambos lados de la plaza Mayor.

En parecidas condiciones transcurrirían las dos siguientes procesiones, en la noche del Jueves Santo y luego, apenas media hora de haber dado comienzo el Viernes Santo. En el primer caso, la reverencia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, auxiliado por el cirineo, ante María Santísima de la Esperanza, fue esta vez en el flanco sur del citado emplazamiento, mientras el paso de Jesús Orando en el Huerto, bajo el dintel parroquial, asistía expectante al igual que el resto de miembros de esta hermandad y el resto de público.

Y la Hermandad del Santísimo Cristo de la Caridad, con sus  pasos del Cristo Atado a la Columna, primeramente,  y La Piedad cerrando el cortejo, introdujo un Viernes Santo que luego comenzaría con sol aunque algo ventoso, dando pie no obstante a recorrer los diferentes Monumentos eucarísticos tan propios del Triduo Pascual, en el que los Santos Oficios vespertinos del Jueves Santo y del Viernes Santo fueron también muy seguidos.

El Resucitado, escoltado por todas las hermanades de regreso al templo parroquial
El Resucitado, escoltado por todas las hermanades de regreso al templo parroquial

Ya por la noche  la lluvia hizo retroceder los escasos metros que apenas había cubierto fuera del templo la titular de la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores junto a decenas de cofrades con mantilla española. En la calle Blasco Ibáñez, se desplegaba  un gran plástico protector para resguardar la talla del Santo Sepulcro, avivando el paso sus porteadores de vuelta a la parroquia.

En su interior, mientras llovía, se hizo un breve acto marcado por la solemnidad y el máximo respeto de los presentes, que compartieron el rezo de varias estaciones del Vía Crucis y al que pusieron nota magistral un trío de cuerda y viento integrado por jóvenes alumnas del Conservatorio de Música ‘Pablo Sorozábal’ de Puertollano.

Por último, el primer domingo todas las hermandades compartieron un año más la procesión del Resucitado, que fue acompañado por hermanos y hermanas de cada cofradía, a cara descubierta, así como por un gran número de ciudadanos. Una procesión multitudinaria que cada año gana adeptos.

Momento en que es retirado el plástico protector a la imagen del Cristo yacente, en presencia de Nuestra Señora de los Dolores
Momento en que es retirado el plástico protector a la imagen del Cristo yacente, en presencia de Nuestra Señora de los Dolores

El alcalde, José Lozano, que ha presidido todos los desfiles procesionales salvo del Viernes Santo por ser cofrade participante en el mismo, ha querido “agradecer nuevamente la entrega de todas las personas que, de un manera u otra, dan vida a nuestra Semana Santa y son imprescindibles hasta en el más mínimo detalle para hacerla grande”.

En este sentido celebra también el buen ánimo que caracteriza la labor conjunta que el Ayuntamiento, la Junta de Hermandades y sus respectivas cofradías y la Parroquia ‘Nuestra Señora de la Asunción’ realizan con sus respectivos responsables al frente, para conseguir que sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Reverencia del Nazarenao ante la imagen de la Esperanza
Reverencia del Nazarenao ante la imagen de la Esperanza
El alcalde junto a miembros de la Corporación en procesión
El alcalde junto a miembros de la Corporación en procesión del Domingo de Resurrección

 

 

 

 

 

 

 

Jesús orando en el Huerto, bajo el dintel de la puerta grande del templo parroquial
Jesús orando en el Huerto, bajo el dintel de la puerta grande del templo parroquial
El Cristo atado a la Columna, en la madrugada del Viernes Santo
El Cristo atado a la Columna, en la madrugada del Viernes Santo