La trascendencia de una fluida comunicación entre padres e hijos, tema de una nueva charla-coloquio

La psicóloga Ascensión Mañas incidió en la trascendencia de facilitar a los menores vías de expresión en las que tengan especial cabida los sentimientos y la empatía

Lidia Paz y Ascensión Mañas, esta semana en el Centro Cultural
Lidia Paz y Ascensión Mañas, esta semana en el Centro Cultural

Almodóvar del Campo, 2 de abril de 2017.- ‘La convivencia y la comunicación familiar’ ha sido esta semana el tema de la segunda charla-coloquio ofrecida por la psicóloga Ascensión Mañas en el marco del ciclo organizado por el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo. Un tema muy importante para aquellas familias con hijos pequeños, en el que se ofrecieron pautas para una normal y fructífera relación entre todos los miembros.

“La comunicación desde pequeñitos es esencial y por eso desde estas primeras etapa hay que ir enseñándoles a comunicar, principalmente sentimientos, para que cuando van siendo más mayores ya estén acostumbrados y sea para ellos más fácil abrirse de manera que en casa haya un clima adecuado para que todos puedan expresarse”, indicaba Mañas durante la intervención que estuvo presentada por la concejala de Bienestar Social, Lidia Paz.

La psicóloga insistió en que la comunicación afecta bastante al ambiente familiar y, dependiendo de cómo fluya, “acerca o aleja a los padres respecto de los chicos e incluso también de la propia pareja”. Por eso durante esta nueva charla que acogió el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’, la interviniente procuró motivar a los presentes para que reflexionasen acerca de sus propias experiencias cotidianas.

Para ello puso en práctica dos dinámicas en torno a la comunicación que se produce en sus respectivas familias. Una referente a “cuánto conozco y cómo me comunico con mi familia”, para ello debieron responder a unas preguntas al respecto y poner ejemplos cotidianos que todos intercambiaron para sacar conclusiones constructivas. La otra dinámica consistió en aportar consejos para mejorar esta comunicación, de manera que cada participante explicara la manera en que los pondrían en práctica en el día a día del hogar.

“Éste es un tema muy amplio, que en talleres de padres más específicos duran unas tres sesiones cada una”, indicaba Mañas. Se ofrecieron pautas para mejorar la comunicación.

Entre ellas, obedecer la regla de que todo lo que se dice se cumple; dar información positiva; escuchar con interés todo lo que los hijos quieren contarnos no siempre escuchamos, por estar pendiente de otras cosas o simplemente del móvil, es necesario expresar siempre los sentimientos, porque así aprenden los hijos que los demás se pueden sentir mal.

En definitiva, Mañas, indicó la necesidad de “empatizar y ponerse en el lugar de la otra persona. Hay una tendencia generalizada a pensar que son cosas de niños, pero en su edad son aspectos muy importantes que, si se les resta importancia, se infravaloran”.

A este respecto es “clave el afecto, que también hay que comunicarlo y decirles que les quieres para que se valoren más.”. De ahí que resulte trascendental “tener voluntad, interés y disponibilidad de comunicar porque, como a veces sucede, cuando vienen los pequeños con ganas de contarnos algo y se les dice ‘espera’ porque no tenemos tiempo, ellos se van desilusionados porque todos queremos ser escuchados y comprendidos y los niños también. Este es un pilar importante para que en la adolescencia puedan decirnos todo con confianza. Es importante forjar un buen ambiente de comunicación para que en la etapa juvenil nos hablen con confianza”.

No obstante, la norma principal a edades más tempranas pasa por “no tolerar ni transigir cualquier tipo de comportamiento”. Para ello es fundamental que los progenitores establecezcan unas reglas y encaucen la conducta de sus menores, dejando claro los roles respectivos para que la convivencia y la organización en el seno familiar sean constructivas. Ya que cualquier forma de organización en la sociedad, incluida la familiar necesita normas normas para poder convivir y desarrollarse”, indicó Mañas.

Este tipo de normas y cómo aplicarlas será uno de los aspectos a abordar en la próxima charla., que tendrá lugar  el 29 de abril y profundizará tanto en las fórmulas para educar en autonomía como  en la responsabilidad de los niños.

Lidia Paz anima a que se apunten a esta nueva sesión porque “estas charlas nos vienen muy bien si tenemos en cuenta que hoy en día, entre el trabajo y las tareas domésticas en casa, los padres no acabamos prestando la suficiente atención a nuestros niños y cuando nos hablan estamos pendientes de otras cosas como el móvil”.

Para asistir a estas charlas es preciso realizar las correspondientes inscripciones acudiendo al propio Centro Cultural o al Centro de Servicios Sociales entre las diez de la mañana y las doce del mediodía. Esta interesante programación se enmarca en el ‘Proyecto Psicosocial para menores, adolescentes y familias’ en el que colaboran Ayuntamiento de Almodóvar y la Diputación Provincial de Ciudad Real.