El alcalde comparte la fiesta de disfraces celebrada en el Centro de Mayores ‘San Juan de Ávila’

José Lozano destaca que son los vecinos de más edad quienes atesoran el original espíritu de la máscara callejera, un aspecto del Carnaval almodovareño que se pretende recuperar

Los munícipes y la directora del Centro, junto a mayores que se disfrazaronAlmodóvar del Campo, 3 de marzo de 2017.- Quienes mejor atesoran el espíritu original del Carnaval, el de la máscara callejera, también han venido celebrando esta populosa fiesta en el Centro de Mayores ‘San Juan de Ávila’ de Almodóvar del Campo. Tanto los usuarios de su Centro de Día, como quienes se acercan al resto de dependencias especialmente acondicionadas para su ocio y disfrute social, han vuelto un año más a disfrazarse.

Tanto el alcalde, José Lozano como las también integrantes de su equipo de Gobierno, Lidia Paz y Virginia López, han decidido compartir con ellos y con la directora de este recurso asistencial, Fisina Sánchez, una fiesta en la que solo por el mero hecho de ir disfrazados recibían la invitación consistorial para realizar una consumición en el bar del Centro.

Motivo de fiesta, pero también “de juventud” y “de vitalidad” en palabras de Lozano porque, prueba de ello, añadía, “es la asistencia que hay”. Por eso, el regidor reconocía la importancia de estar junto a ellos “y para participar de estas actividades porque, al fin y al cabo, todos vamos a ser mayores y todos tenemos que aprender y qué mejor manera que hacerlo de ellos”.

Los compañeros disfrazados animaron al resto de usuario que acudieronA la hora de organizar la programación de Carnaval, “desde el Ayuntamiento hemos pensado en toda la ciudadanía y también, en este caso, para que nuestros mayores participen y por eso colaboramos con este pequeño detalle”, refirió Lozano animándoles a seguir participando del resto de actividades que todavía quedan pendientes”.

A pesar de haber revalorizado estas celebraciones populares en Almodóvar del Campo en los últimos años, el equipo de Gobierno entiende que, al igual que tantos vecinos opinan y como dijo la propia homenajeada este año con el Mascarón 2017, Maribel Garrido, “hay que volver a la máscara de la calle”.

El alcalde aludía así a “esas potras, dicho con todo el cariño, que nos poníamos antes de los baúles y tenemos que volver a eso, a ponernos lo que tengamos en la casa que no está viejo pero sí desfasado y salir a la calle”.

Una asignatura pendiente que “estamos analizando con la Concejalía de Festejos para que el martes por ejemplo quede dedicado a la máscara de la calle y de esta manera recuperemos ese tipo de Carnaval, espontáneo, del que los mayores son sus valedores”, señalaba Lozano.

Los mayores disfrazados fueron invitados como agradecimiento

Los mayores atesoran el espíritu de la máscara callejera