El vertedero incontrolado está ya vallado tras la primera fase de los trabajos de sellado que se van a completar con la plantación de arbolado

imageCon el cerramiento por vallado perimetral se han completado los trabajos de la primera fase del sellado del vertedero incontrolado ubicado en el camino de ‘La erilla’ y que, a pesar de estar clausurado desde hace una veintena de años, seguía siendo foco donde deshacerse de enseres viejos o escombros. La próxima plantación de arbolado completará un proyecto para el que el anterior Gobierno autonómico de María Dolores de Cospedal otorgó 50.000 euros.

Los trabajos de esta primera fase, realizados por el Grupo Tracsa que forma parte de las empresas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), han tenido varias etapas. En primer lugar, retirando todos los residuos peligrosos y potencialmente contaminantes que había en la parcela para, posteriormente, hacer desmonte de terreno y compactando superficialmente todo el montículo existente, perfilando también los taludes.

También se ha aprovechado para ubicar una tinaja con capacidad para 11.000 litros de agua que, mediante un sistema de riego por goteo, aportará líquido elemento al arbolado que se va a plantar, incorporando también entonces tierra vegetal en toda esta superficie de casi tres hectáreas, para cerrar así la ejecución del proyecto.

Fernando Torres, concejal de Medio Ambiente, ha explicado que con el fin de garantizar que nadie vuelve a acceder a esta parcela, en todo su perímetro se ha colocado un nuevo cerramiento con valla galvanizada. Y se ha limpiado el área exterior colindante de manera que toda la zona presenta un aspecto medioambientalmente sostenible.

El responsable municipal en la materia recuerda a todos los vecinos que tienen la oportunidad de desprenderse de aquello que ya no utilicen o de pequeñas cantidades de escombros procedentes de obras menores en el Punto Limpio, ubicado en la carretera de Tirteafuera. “Allí se pueden llevar todo tipo de residuos, excepto animales muertos y neumáticos”, explica.

De hecho, en este Punto Limpio se pueden llevar residuos habituales, pero también maderas, restos vegetales, muebles, tóner de impresoras, aceites, baterías y filtros de automoción, aceites domésticos, envases de productos peligrosos, pequeños y grandes electrodomésticos, lámparas y tubos fluorescentes o colchones. También se ofrece a los vecinos que realicen pequeñas obras en sus casas, llevar residuos de la construcción, algo que no se podía hacer tras la clausura de la referida escombrera.


Audio: Fernando Torres corte