Padilla, Fandillo y Nazaré, por la puerta grande en el cierre del abono almodovareño

Seis orejas se repartieron Padilla, Fandiño y Nazaré, ante una desigual corrida de juego y presentación de Cayetano Muñoz

imageEl cielo encapotado nos hacía presagiar malos pronósticos una hora antes del festejo, con lluvia incluida, pero la tarde al menos nos respetó, e incluso nos ofreció bellas imágenes con el arcoíris de fondo, que acompañado de la faena de turno, formaron un conjunto maravilloso e inigualable, y que muchos aprovecharon para capturar el momento.

Se lidiaron astados de la ganadería de Cayetano Muñoz, desiguales de juego y presentación, destacando los lidiados en segundo y tercer lugar; donde se vivieron los momentos más artísticos de la tarde.

imageAbría cartel el pirata Juan José Padilla, quien actualmente lidera el escalafón de matadores; con su primero estuvo apático y claramente molesto, ante un toro con dificultades y violento; en cambio en el cuarto, jaleado por el público y por el triunfo de sus compañeros de cartel, realizó una faena con altibajos, pero donde no se le puede negar para nada una entrega y arrojo sin límites, que incluso llegó a levantar al público de sus asientos, pinchó en el primer intento, y fue a la segunda cuando consiguió un certero espadazo, cortando dos benévolas orejas.

Iván Fandiño cuajó una importante actuación ante su primer ejemplar, que llegó a malograrse el pitón derecho al impactar en un burladero, el toro bronco y sin recorrido, fue noble, y Fandiño se metió literalmente entre los pitones del toro, para así hilvanar tandas por uno y otro pitón de mérito, por la hondura, verdad y mando a la hora de ejecutar los muletazos, así como la enorme firmeza por parte del torero de Orduña, mató de buena estocada y cortó las primeras orejas de la tarde; por el contrario, en su segundo, y ya con la puerta grande asegurada, Fandiño intentó demostrar al tendido lo incierto y remiso a seguir los engaños del quinto toro de la tarde, con un peligro sordo, justificándose el torero sin más, saludando una cariñosa ovación con saludos.

imageAntonio Nazaré fue el sustituto del mexicano Joselito Adame, y aprovechando esta inclusión, demostró que es un torero con unas cualidades portentosas que lo único que necesita son contratos, si la faena que cuajó en Almodóvar la hace en una plaza importante, hoy en día las empresas grandes se lo rifarían; en el tercero de la tarde brotaron naturales que fueron todo carteles de toros, y que rozó por completo la perfección, da gusto ver a un torero torear así al natural, cite en la larga distancia, y con la muleta muy adelantada para enganchar pronto y en la mano, temple para conducir con pulso de oro la embestida del noble toro de Cayetano Muñoz, rematando detrás de la cadera, y con más de media muleta arrastrando por el dorado albero almodovareño, en muletazos que duraban toda una eternidad; lo dicho, toreo cumbre al natural de Antonio Nazaré; previamente se lució en un vibrante recibo capotero. Parece ser que los toreros sevillanos se inspiran con facilidad en este ruedo de “Las Eras de Marta”; y si el día de antes Daniel Luque sublimó el arte de Cúchares, esta tarde el protagonista fue otro sevillano, Antonio Nazaré que se inspiró y formó un lío gordo en Almodóvar; mató además muy bien, y fue premiado con el doble trofeo. No pudo redondear su actuación con el sexto, bronco y venido a menos, Nazaré hizo un sincero esfuerzo con él, recetando otra buena estocada, el público respondió a sus ganas de agradar con una gran ovación con saludos.

Padilla, Fandiño y Nazaré acabaron saliendo por la puerta grande, en una clamorosa salida a hombros, poniendo así el fin de fiesta a la feria y fiestas del 2014 de Almodóvar del Campo, la plaza registró media entrada en los tendidos, en tarde muy desapacible.

FICHA DEL FESTEJO.

Toros de Cayetano Muñoz, de presencia desigual, justos de fuerza y raza.

Juan José Padilla, silencio y dos orejas.

Iván Fandiño, dos orejas y ovación.

Antonio Nazaré, que sustituía a Joselito Adame, dos orejas y ovación.

CRÓNICA DE ROBERTO GARCÍA-MINGUILLÁN DE GREGORIO


REPORTAJE GRÁFICO por Joseán Pila

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage