San Antón volvió a salir al honor de almodovareños y mascotas de todos los tamaños

El patrón, iniciando su recorrido en procesión

Los vecinos volvieron a llevar a sus animales como muestra de cariño y fervor.

La candelaria de víspera fue una de las más vigorosas que se recuerda en años.

San Antón volvía a recibir el multitudinario cariño de Almodóvar del Campo, en espacial durante su día grande, este viernes 17 de enero, cuando por la tarde la imagen del patrón de este barrio y benefactor de los animales, salió de su ermita en procesión, arropado también por decenas de mascotas de diferentes especies y tamaños.

La cita vespertina, que ponía fin a los festejos, comenzaba a las cuatro y media de la tarde y era abierta por la banda de la Escuela Municipal de Música, realizando así el céntrico itinerario que también discurría entre otras calles por Ramón y Cajal, Darro, Corredera o Montilla, regularizado por agentes de la Policía Local.

Las mascotas acompañaron a su patrón durante el desfile procesional
Otro instante de la procesión, con la torre del templo jubilar al fondo
En la procesión acompañó la banda de la Escuela Municipal de Música

Tras la imagen del santo se situaban infinidad de vecinos y algunos de los coordinadores de los actos, organizados junto con el Ayuntamiento, así como el párroco Juan Carlos Torres, quien a las doce del mediodía había oficiado la misa en honor a san Antón y, a su término, bendecido los animales congregados.

A lo largo del recorrido se pudieron ver, en casi todos los casos llevados por niños y jóvenes, animales domésticos de variadas especies y tamaños, en especial perros y canarios, pero también conejos, hámster, algún que otro hurón y anfibio e, incluso, un poni que dio muestras de su docilidad para satisfacción de alguno precoces jinetes.

Como es habitual, la tarde-noche de vísperas fue de quema de la candelaria ante la ermita del santo, donde hacia las 20,00 horas se prendía la leña, en una vigorosa luminaria que bomberos de Puertollano se encargaron de controlar, mientras sonaba la campana y los sones de la Banda de Cornetas y Tambores ‘Jesús Rescatado’.

El fuego acarició la fachada de la ermita del patrón
La Banda de Cornetas y Tambores ‘Jesús Rescatado’, tocando ante la candelaria
Apaciguando la vigorosidad de las llamas

Una cita en la que no faltó la pirotecnia, que también iluminó la noche, así como la ‘limoná’ típica y aperitivos para completar una tradición con que Almodóvar del Campo pone de manifiesto, año tras año, su condición de población ganadera y agrícola, en la que antes era tan habitual empleo de animales para las tareas del campo.

Los actos, en los que este año se ha dado cabida a los colegios, se van a cerrar la semana que viene con la exposición de carteles del concurso convocado entre escolares de la población y que está dotado con un premio de 50 euros en material para sus tareas conforme así falle el jurado establecido el lunes.

Un vecino observa las llamas, desde el quicio del templo