Almodóvar del Campo pone su mirada en la inmigración del Estrecho bajo el carisma trinitario de san Juan Bautista de la Concepción

Pétalos de rosa llovieron sobre el santo durante toda la procesión

La fiesta del hijo ilustre sirve para donar ropa a quienes alcanzan la Península.

Sus paisanos arroparon ayer al patrón en el día grande de sus celebraciones.

Almodóvar del Campo culminaba anoche, en el día grande y de fiesta local, los actos que ha venido celebrando en torno a la festividad de uno de sus dos hijos ilustres con presencia en el santoral, el reformador de la Orden de la Santísima Trinidad, Juan Bautista de la Concepción.

Su carisma como organización preocupada históricamente por la liberación de cautivos, desempeñada hoy sobre todo en el acompañamiento espiritual a presos, afectados por diversas adicciones actuales o por su entrega humana a quienes necesitan de ayuda, se ha traducido en la localidad que le vio nacer en la solidaridad con la inmigración.

Más en concreto, con aquellos subsaharianos que de alguna manera lograr alcanzar el lado peninsular del Estrecho de Gibraltar, en la esperanza, desesperada, por conseguir unas condiciones de vida al menos un poquito mejores que en sus países de origen. Para ello los almodovareños han donado (y aún se puede) ropa interior para estas personas.

Mudas de estreno, imprescindibles a tenor del estado en que llegan a Algeciras las que visten cuantos reciben la atención y acogida, entre otros, de trinitarios como los que estos días han tenido ocasión de predicar parte del novenario al santo almodovense, los padres Sergio García y Paco García, esbozando parte de la loable labor que allí se hace.

Uno de los dos momentos de fuegos artificiales destellando en su honor
El patrón, ante la capilla de su casa natal que, desde vísperas, preside la nueva vidriera
Los Amigos de la Música acompañaron la procesión

Algo que el alcalde, José Lozano, ponía ayer de manifiesto cuando, al término de la procesión, señalaba que “este gesto responde al carácter solidario que siempre define a nuestro pueblo y que en este caso se traduce con una ropa que es muy necesaria y que vamos a hacer llegar a esa ciudad gaditana gracias a la colaboración de los vecinos”.

Por lo demás, el regidor se congratulaba de que la población viviera otro de los días más grandes que celebra la localidad a lo largo del año, junto con los de la Virgen del Carmen o el santo doctor y también oriundo Juan de Ávila. En este caso, agradecía a Hermandad de los Santos y a los vecinos del reformador trinitario, su nueva entrega colaborativa.

Así lo fue también ayer, 14 de febrero, cuando el templo parroquial albergó las dos eucaristías en honor al patrón, la solemne función de mediodía y la que ya por la noche siguió al término de la procesión con la imagen del santo, regada por no pocas ‘petalás’ a lo largo del recorrido y con el acompañamiento musical de la banda ‘Pablo Sorozábal’.

Y entre la gran concurrencia, Lozano quiso agradecer a su homóloga de Torralba de Calatrava y diputada provincial María Antonia Álvaro, una presencia que “contribuye a engrandecer más la fiesta, como ha hecho también su paisana Laura García interpretando de manera soberbia el himno a san Juan Bautista de la Concepción”.

Las autoridades civiles, conversando en el transcurso de la procesión
Los sacerdotes, entonando el himno

Fue en otro de los momentos más significativos cuando, en la calle Arbollón, la artista torralbeña puso voz a tan emotiva letra para, respetando la entonación original de la partitura musical, añadir un ligero matiz saetero que fue muy agradecido por los feligreses asistentes.

No faltó ahí también la ya clásica suelta infantil de palomas, así como uno de los numerosos puntos de constantes lanzamientos de pétalos de rosa desde balcones a lo largo del recorrido. Siendo además destacable que los fuegos artificiales y los cohetes ornamentaron una noche festiva como la de ayer.

También fue intenso el momento compartido junto a la capilla de su casa natal, bajo la flamante vidriera del bicentenario de su beatificación y ante la imagen ‘alter ego’ que preside este otro punto tan querido en la calle que lleva a gala el nombre del paisano reformador trinitario.

Los sacerdotes de la parroquia Juan Carlos Torres y Jean Eric Nzamwita y el padre carmelita almodovareño fray Javier de María presidían la presencia religiosa de la procesión. El alcalde, José Lozano, la civil. Y en la representación de la Hermandad que dirige Isabel Fernández, participó el responsable del Laicado Trinitario, José Arenas.

Una vez de vuelta al templo, la diputada provincial María Antonia Álvaro agradeció la invitación para acompañar, “emocionada” puntualizó, a esta celebración “que me ha parecido un acto muy emotivo, viendo como todos los vecinos estaban acompañando y estoy súper ilusionada de poder haber vivido este momento”.

Desde la Hermandad, uno de sus miembros, Julián Acero, entregó una medalla con el emblema trinitario en muestra de gratitud a Laura García, quien dijo haber “cantado desde el alma” la letra de un himno “con mucha personalidad”, aseveró, y “sintiendo además mucho la devoción que aquí se le profesa”, agradeciendo la acogida.

En el centro la cantante torrabeña Laura García, con la medalla trinitaria entregada por la Hermandad