Ruiz Oliver ofrece una retrospectiva de collages y acrílicos en la exposición que le trae al Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ este diciembre

Ruiz Oliver ofrece una retrospectiva de collages y acrílicos en la exposición que le trae al Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ de Almodóvar del CampoUna selección de 39 cuadros, casi todos en técnica de collage y acrílico, realizado en los últimos once años componen la muestra retrospectiva de Juan Ramón Ruiz Oliver en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’. Se trata de una exposición que, como el propio artista dice, “me sirve para cerrar un ciclo y empezar otro nuevo”.

Lo apuntaba durante el acto de inauguración que tenía lugar en la tarde del pasado miércoles, 5 de diciembre, en una cálida bienvenida que el autor brindó al público que quiso acompañarle en el momento. Ruiz Oliver animaba a visitar una muestra que permanecerá abierta prácticamente todo el mes, porque “le gustará sobre todo el color y lo que pretendo es que sirva, aunque sea unos minutos, para provocarle sensaciones positivas y sobre todo en esta época”. A su juicio, “el arte siempre puede aportar algo, en todas las épocas, y que le sirva a la gente lo mismo que el teatro por ejemplo pero es verdad que en tiempos de crisis parece que lo necesita más, para evadirse un poco de la dura realidad”.

Las obras figurativas que se pueden contemplar en Almodóvar del Campo obedecen a ese espíritu que “siempre me ha llevado a experimentar”. Ruiz Oliver, que nació casualmente en Calzada de Calatrava pero que ha residido desde una temprana infancia en Ciudad Real, explica que sus inicios pictóricos fueron en torno al bodegón o el paisaje, “cuando estás aprendiendo”, pero que posteriormente buscó su propio medio de expresión; “lo bueno es investigar para ir creciendo y no estancarte en un proyecto”. De hecho, “ahora, después del collage, quiero soltar más la mano, quiero pintar más”.

Será la continuación a una trayectoria seria de unos 20 años, de los cuales los últimos cinco lustros ha copado la experimentación y que ha girado en torno a tres etapas, “una entre collage pero más figurativa, otra de collage en la que predomina el color negro y otra más colorista”, pero todo con el collage como denominador común.

Juan Ramón Ruiz dice exponer cuando tiene tiempo, pero esta apertura al público lo considera como un aspecto fundamental del artista y su creación, que permite “estar cerca del público y es una forma de liberarte y de ver que el trabajo de unos años que se vea reflejado”.