PARTE DE LA FINANCIACIÓN DE LAS ACTIVIDADES ORGANIZADAS POR EL DOCTORADO DE SAN JUAN DE ÁVILA SE OBTIENE GRACIAS A LAS VENTAS DE UNA NUEVA TIENDA

El característico escudo que identifica a San Juan de Ávila en su tierra natal, Almodóvar del Campo, impregna la práctica totalidad de los artículos que se pueden adquirir en una tienda específica que ha sido puesta en marcha en esta localidad ciudadrealeña con la finalidad de recabar fondos, gracias a los cuales se están desarrollando diferentes actividades conmemorativas de su proclamación como Doctor de la Iglesia.

image

Hasta ahora lo habitual que podían llevar consigo los feligreses eran estampas, medallas o rosarios, presentes de gran religiosidad que, por supuesto, siguen estando a la venta. Pero el catálogo se ha multiplicado con toda suerte de útiles para la vida cotidiana que, con precios muy asequibles, permite al visitante llevar consigo un suvenir de la cuna de un santo de tanta trascendencia para los católicos. También es posible profundizar en su figura y enseñanzas con diferentes títulos bibliográficos disponibles.

La pequeña tienda, sita en la Plaza Mayor, frente al templo parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, se puso en marcha durante las pasadas fechas navideñas a iniciativa de la Hermandad de los Santos y de la Comisión pro-Doctorado de San Juan de Ávila. Su andadura resultó ya entonces ilusionante y, aunque a ella también acuden almodovareños, sus principales destinatarios son quienes recalan en la población a título individual o en grupos organizados. El anuncio del Papa Benedicto XVI sobre la proclamación del santo almodovareño como trigésimo cuarto Doctor de la Iglesia ha incentivado, al parecer, este tipo de turismo religioso. Un tirón de visitas que sus paisanos quieren aprovechar para que el histórico acontecimiento pase a los anales locales como algo imborrable.

image

Según explica Paqui Hipólito, responsable de la Hermandad de San Juan de Ávila y San Juan Bautista de la Concepción, “como preveíamos que necesitaríamos más dinero de lo habitual para hacer todas las actividades conmemorativas planteadas, decidimos invertir en esta tienda que cuenta con muchísimos artículos de recuerdo del santo”. Linternas, encendedores, fulares, bolsos, bolígrafos de diverso tipo, carteras, paraguas -incluido el modelo cuadrado característico de la Jornada Mundial de la Juventud-,… “Hay muchas cosas, detalles baratos para niños y adultos que le gustará a la gente que venga a comprar”, apunta. Todo ello estampado con un logotipo propio que ha sido tomado del escudo con que en Almodóvar del Campo se hace referencia a este santo, en el que destaca entre otros atributos ese báculo al que él mismo renunció en vida dejando patente su marcado carácter humilde.

También la tienda abre la puerta a la reflexión y a la meditación en la figura y doctrina del llamado a ser cuarto Doctor español de la Iglesia. Libros como ‘Un pensamiento para cada día’, de la editorial Edibesa; ‘Vida del padre maestro Juan de Ávila’, escrito por su discípulo fray Luis de Granada; ‘Pensamientos y sentencias propios para encender las almas en el amor de Dios’, de la monja Magdalena de la Eucaristía; y ‘Juan de Ávila. Corazón de Pobre’ de José Luis Moreno Martínez, son textos que descubren al patrón del clero español en su vida y obra y que también se pueden adquirir aquí.

Regularmente, con un horario definido, la tienda estuvo funcionando en el periplo navideño. Ahora en pleno invierno, abre de forma puntual y especialmente cuando se producen excursiones a esta localidad cabecera del Valle de Alcudia y secular encrucijada de caminos entre la meseta y Andalucía. De su organización y atención al público se ocupan diferentes personas que van rotando; “aquí entre todas vamos atendiendo la tienda”, concreta Hipólito.

image

Con todo, la implicación de colectivos como las amas de casa, catequistas o el resto de hermandades en las actividades y proyectos relacionados con la conmemoración del Doctorado del santo paisano, está siendo fundamental para la Hermandad de los Santos y la Comisión. “Cuantas más personas estemos en todo esto, mejor saldrán las cosas”, reconoce Paqui Hipólito, que agradece a todos su implicación personal en estas iniciativas como, por ejemplo, sucedió ya en la Marcha de Adviento que tuvo lugar en diciembre entre Argamasilla de Calatrava y Almodóvar del Campo.

Pero esta ingente colaboración parece manar sola. “Hay que reconocer que el santo es de todos, del pueblo, que nosotros llevamos la Hermandad pero todo el mundo se siente de alguna manera hijo de San Juan de Ávila”, una explicación del todo razonable si se tiene en cuenta el amor que esta localidad profesa tanto por este santo como por su otro paisano subido a los altares, San Juan Bautista de la Concepción.

Con todo ello, entre la participación de tantos vecinos y lo recaudado en la tienda y lo que se vaya logrando por otras vías, como la venta de ‘papelillas’, se persigue que “compartamos un Doctorado y una fiesta memorable”, para lo cual se está “trabajando mucho” según refiere esta hermana mayor. Además de lo dicho, conviene recordar la realización de una magnífica exposición sobre la iconografía del maestro o el relieve escultórico que conmemorará el hito, pero la puerta sigue abierta a próximas acciones y, sobre todo, a “las ideas que nos traigan otros vecinos, que escucharemos y transmitiremos en las reuniones de la Comisión y de la Hermandad”.

                                                                                                                             VOLVER