MÁS DE UN CENTENAR DE NIÑOS HAN DADO VIDA A LA FIESTA DE LA INFANCIA MISIONERA EN ALMODÓVAR DEL CAMPO JUNTO A PADRES, CATEQUISTAS, SCOUTS Y SACERDOTES

Almodóvar del Campo se ha sumado este domingo, 22 de enero, a la convocatoria de la Iglesia en torno a la Infancia Misionera, una campaña a nivel nacional para fomentar entre los niños ese espíritu tan intrínseco a la condición de misionero, el de anunciar el Evangelio ya sea en su propio entorno, en el mismo país o a lo largo y ancho del resto del mundo.

image

En la celebración local, que han coordinado el sacerdote Óscar Miguel Casas Arévalo, el cuerpo de catequistas y monitores y responsables del Grupo Scout ‘Álamo’, han tomado parte más de cien pequeños de entre 7 y 12 años de edad que participan de las enseñanzas de catequesis que imparte la parroquia almodovareña. La convocatoria tenía carácter festivo y, con este ímpetu, la jornada se iniciaba hacia las 11,00 horas en la glorieta del Carmen donde se empezaron a reunir los participantes y, desde allí, escoltados por la Policía Local, discurrieron por la calle Corredera hacia la Plaza Mayor con pancartas, globos y música, “montando así una fiesta para que el pueblo se haga eco de que los niños de Almodóvar del Campo son misioneros”, apuntaba Casas.

image

Entre los lemas que podían leerse en las pancartas y pasquines portados por los participantes cabe citar ‘Con los niños de América hablamos de Jesús’, ‘Misioneros de la esperanza’, ‘No tengas miedo, abre a Cristo las puertas de tu corazón’, o ‘Almodóvar del Campo, con la Infancia Misionera’. Tras hacerse una foto de familia junto al templo parroquial, todos los presentes celebraron la eucaristía.

image

En el transcurso de la misma, especialmente concebida para los niños de la localidad con una homilía en la que sacerdote y pequeños feligreses intercambian pareceres de una manera muy jovial, el padre Óscar preguntaba primero sobre lo que es un misionero, figura que los menores tienen muy bien asimilado. De hecho, en el pueblo no faltan ejemplos pues, además del párroco Tomás Lozano que ya lo fue en su día, actualmente y desde muy joven lo sigue siendo María José Carrero Viñas. Ahora está en tierras ecuatorianas, en América, algo que hilaba muy bien con esta jornada de la Infancia Misionera, dado que va rotando su apoyo entre los diferentes continentes y este año toca el bañado por el Atlántico y el Pacífico.

image

San Juan de Ávila
Y como no podía ser de otra manera, en este histórico momento en que se espera ya la proclamación de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia, la figura y papel misionero de este santo nacido en Almodóvar del Campo también fue referente de este diálogo entre el sacerdote y los niños. “Yo les he preguntado sobre alguien muy famoso que también fue misionero y ellos han caído en la cuenta de su paisano, recordando que él lo fue en Andalucía, donde fue anunciando la palabra de Dios”, indicaba Óscar Miguel Casas. De esta manera se aprovechaba la figura de este santo “con motivo del Doctorado para que ellos se den cuenta de que tienen un paisano muy importante y, sobre todo en este día, que fue misionero como lo son ellos”.

En vida, el considerado también como patrón del clero secular español, quiso extender el Evangelio a través de las misiones americanas cuando apenas pasaban unas pocas décadas del descubrimiento pero, como apunta el padre Óscar, “Dios hace las cosas de muchas maneras” y finalmente el santo almodovareño hizo lo propio en tierras andaluzas.

Oscar Miguel Casas destacaba también de la jornada el hecho de que, además de que “el espíritu misionero empiece a cuajar en el corazón de los niños”, la necesidad de “hacerles conscientes de que en otros lugares hay niños como ellos pero que necesitan de educación, de ayudas económicas,… y que no se piensen que todo es tan fácil como aquí lo tienen ellos”.

Tras éstas y otras reflexiones en el interior de la almodovareña parroquia dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, pequeños, jóvenes y adultos tuvieron la oportunidad de compartir una serie de juegos propuestos por los scouts para que continuara, de alguna manera, el ambiente festivo.

Con ello se ponía el broche a una iniciativa que quiso agradecer el joven sacerdote a las catequistas que “se han roto la cabeza para elaborar los carteles” y a los scouts de ‘Alamo’ por su prestancia. A su juicio, éste era “un acto muy bonito para Almodóvar del Campo, que sirve para a sacar a la calle lo que hay dentro de la iglesia y hacer así partícipes a todos”.

Entre próximas acciones a llevar con esta misma filosofía, el Domingo de Ramos como Jornada Mundial de la Juventud que en todo el mundo conmemora cada diócesis, se quiere celebrar en Almodóvar una eucaristía especial con todos los jóvenes y niños, “para que participemos todos de la pasión del Señor”. Casas Arévalo confía en la buena acogida de esta nueva convocatoria, sobre todo, “porque este pueblo responde tan bien a nuestras propuestas”.

                                                                                                                             VOLVER