MEDIO CENTENAR DE JÓVENES SEMINARISTAS DE TODA ESPAÑA SE EMPAPAN DEL PUEBLO QUE VIO NACER A SAN JUAN DE ÁVILA Y DONDE EMPEZÓ SU VIDA SACERDOTAL

El medio centenar de jóvenes que participa esta semana en el Encuentro Nacional de Seminarios Menores de España, que acoge como anfitrión el de Ciudad Real, ha visitado en la mañana de este martes 17 de julio Almodóvar del Campo, con motivo de la declaración como doctor de la Iglesia a san Juan de Ávila, natural de esta villa.

image

Durante su visita y acompañados por profesores y responsables del Seminario ciudadrealeño, los futuros sacerdotes han conocido la casa natal del maestro Ávila, en la que causa especial sentimiento la cueva donde se retiraba a orar, así como la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, donde también recibió el bautismo el patrón del clero secular español y que es también paisano de san Juan Bautista de la Concepción.

“Palpar el pueblo donde inició su vida sacerdotal es un ejemplo para los seminaristas, porque ellos están empezando y aquí vemos cómo empezó san Juan de Ávila, lo cual incentiva su motivación”, refería Juan Serna Cruz, formador de la comunidad de Bachillerato del Seminario de Ciudad Real y coordinador de ese encuentro.

image

Los sacerdotes Tomás Lozano y Óscar Casas, que prestan servicio en la cuna de san Juan de Ávila, tuvieron ocasión de referirse a su figura y obra, haciendo hincapié en la necesidad de seguir su ejemplo en facetas tan necesarias para un pastor de Dios como las dos horas matutinas y vespertinas que dedicaba en silencio a la oración. También pusieron de manifiesto su gran apego a los pobres, algo que ya dejó claro cuando vendió las pertenencias familiares para repartir lo recaudado entre los que menos tenían y sentó a doce de ellos a una cena tras cantar su primera misa. Y los jóvenes seminaristas procedentes de Valencia, Astorga, Murcia, Burgos, Barcelona, Orense, Plasencia, Sevilla, Tenerife y Ciudad Real, conocieron lo importante que es ponerse al servicio de la Iglesia.

Como reconocía Serna Cruz, “está claro que Almodóvar era visita obligada por san Juan de Ávila y más porque lo van a declarar doctor de la Iglesia. Para todos los seminaristas y curas de España, este santo es una figura de referencia fundamental” y, de ahí, la importancia de las palabras que transmitieron los sacerdotes de esta parroquia.

image

Tras sus intervenciones, que se ofrecieron en el salón parroquial de la casa de san Juan de Ávila, donde tuvieron además la oportunidad de tener en sus manos las reliquias óseas que se conservan del que va a ser este 7 de octubre cuarto doctor español de la Iglesia, tan singulares peregrinos se trasladaron al templo parroquial. En el recinto sagrado conocieron parte de sus atractivos arquitectónicos como el gran artesonado mudéjar o su retablo barroco y algunas curiosidades como el de la réplica de la pila bautismal que sirvió para que los dos santos almodovareños, entre otros muchos paisanos durante tantos siglos, recibieran por vez primera la bendita agua purificadora.

Y así se daría paso a una eucaristía con la que se ponía fin a la estancia de estos jóvenes en la patria chica del ‘santo grande’ de Almodóvar del Campo. Para el coordinador de este encuentro la posibilidad de acoger a seminaristas de tantos puntos de España, “es todo un orgullo y honor. Cuando nosotros hemos ido a otros encuentros en otras diócesis, he estado tan a gusto y me he sentido tan acogido y estoy tan agradecido que yo sabía que algún año teníamos que hacerlo aquí, porque es una alegría para el Seminario y para la misma Diócesis”. Y es que, como añadía Juan Serna, este tipo de encuentros permite “conocer la historia de cada sitio, los santos más importantes como san Juan de Ávila aquí, o los lugares más representativos” que, en el caso de esta convocatoria, llevará también a los participantes hasta Almagro o a Villanueva de los Infantes. “Es una convivencia de seminarios, que nos permite vernos y rezar juntos y animarse, pero es también conocer una diócesis y su historia y eso es muy bonito”, concluía.

image

                                                                                               VOLVER