Almodóvar acogió las III Jornadas Avilistas en la Casa Natal de san Juan de Ávila

La profesora María Dolores Rincón González desgranó en su conferencia, la faceta más humana y pragmática del santo almodovense, ante un público entregado

Virginia López y Jesús González, en el centro de la primera fila, dos de los concejales de la Corporación presentesAlmodóvar del Campo, 13 de octubre de 2017.- Con motivo del sexto aniversario de la declaración de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia universal, se celebraron en el patio de la Casa Natal de San Juan de Ávila, en Almodóvar del Campo, las terceras Jornadas Avilistas, que organiza la Hermandad de los Santos Juan de Ávila y Juan Bautista de la Concepción.

Una actividad que profundizaba en los múltiples perfiles que encarna este santo natural de la localidad ciudadrealeña y que, en esta ocasión, aludía a su condición como ‘Discernidor de espíritus’, en una ponencia magistral y llena de matices que ofreció María Dolores Rincón González, vicerrectora de Proyección de la Cultura y Deportes de la Universidad de Jaén.

La ponente, experta en el santo, su obra y su época, afirmó sentirse  emocionada y una privilegiada, por encontrarse por vez primera en el lugar donde el hoy doctor de la Iglesia universal, discernió precisamente su vocación espiritual y explicó que la pretensión de su charla no era otra que “dar a conocer las partes de san Juan de Ávila que son menos conocidas”.

Así también lo valoraba la concejala de Cultura, Virginia López, quien junto a diferentes ediles de la Corporación municipal y el resto del público presente, asistía a la cita. “María Dolores nos ha ofrecido esa otra visión más humana y humanista de nuestro santo paisano, que en verdad fue todo un tutor y consejero sus coetáneos, en un siglo en que el reformismo más práctico de la sociedad de su época debía contar con mentes tan privilegiadas como la suya”.

La ponente, al fondo, durante su intervenciónLa concejal se refería así a la gran cantidad de ejemplos que la profesora puso sobre la mesa cuando aludió a tantas personas a las que Juan de Ávila, de una u otra forma, encaminó sus vidas, en función de las cualidades personales y espirituales que atesoraban. Unos para reformar desde la base más mundana la religiosidad de la época que luego emanaría en el Concilio de Trento, otros, para educar a las gentes humildes, muchos para cambiar la sociedad y algunos para predicar en América.

La dedicación del maestro Ávila a la mujer fue otra de las líneas que desarrolló la ponente, quien habló de “discípulas” y para la cual el santo almodovareño fue todo un adelantado secular en lo que a la reivindicación de la igualdad en todos los órdenes de la vida se refiere, en un momento de la historia caracterizado por la preponderancia masculina y la desconsideración hacia el género femenino.

Virginia López felicita a los organizadores de estas Jornadas Avilistas “porque año tras años vamos descubriendo aspectos de san Juan de Ávila que hasta ahora pasaban un tanto desapercibidos y que junto a nuestro también santo paisano Juan Bautista de la Concepción, tienen un peso muy relevante en la historia de la Iglesia”.