El encuentro de familias anticipa el broche de oro al año jubilar que ha traído a más de 20.000 peregrinos

imagePadres e hijos, abuelos y nietos, compartían este sábado 28 de diciembre una fiesta de familias de toda la provincia en Almodóvar del Campo que, organizada por Pastoral Diocesana, se celebraba en el marco del año jubilar que, por el santo doctor Juan de Ávila, se clausurará ya la próxima semana tras una intensa andadura.

Este encuentro jubilar programado en la víspera de la onomástica de la Sagrada Familia, giraba en torno a una veintena de alternativas lúdicas, creativas y religiosas, concebidas para la familia al completo, para padres, para madres o para matrimonios solos o con hijos, en unos casos acompañando a sus menores de 12 años y talleres y actividades específicos para mayores de trece años.

image“Un día para que podamos compartir experiencias y darnos cuenta de la importancia que jugamos en la Iglesia y en la sociedad; si hay algo intrínseco a la familia es la alegría es el jubileo”, aseguraron los representantes de Pastoral Familiar al inicio de la programación.

Para tantas propuestas se contó con emplazamientos tales como la iglesia del Carmen, los colegios ‘Maestro Juan de Ávila’, ‘Maestro Ávila y Santa Teresa’, el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’, la Plaza Mayor, el templo parroquial, la casa de san Juan de Ávila y la iglesia de san Juan Bautista de la Concepción. Un circuito perfectamente definido y reservado para el tránsito a pie gracias a la labor de la Policía Local que, junto a efectivos de Cruz Roja, velaron por el normal desarrollo de una jornada a la que ponía punto y final a las seis y media de la tarde la eucaristía presidida por el obispo Antonio Algora y concelebrada con otros sacerdotes.

imageSin olvidar como eje vertebrador a los voluntarios de la Parroquia, que una vez más y en este caso con la participación también de integrantes del Grupo Scout ‘Álamo’ y de la propia Hermandad de los Santos, facilitaron el trasiego y participación de las familias cuyos pequeños, además, tuvieron a su disposición ‘Divernavidad’ en el Pabellón ‘Miguel Hernández’.

En los prolegómenos al encuentro, el propio Algora quería destacar el papel que han venido jugando este amplio voluntariado que ha rozado el centenar de vecinos entregados a que el año jubilar, próximo a su fin, haya sido todo un éxito organizativo. “Todos me dicen que su experiencia de entrega a los demás y de enseñar la figura de san juan de Ávila les ha venido muy bien, algo muy importante para esas tareas que la Iglesia tiene que hacer en esta crisis de valores y de sufrimiento que tenemos en nuestra sociedad”.

Más de 20.000 peregrinos
imageDurante estos casi 365 “hemos vivido momentos muy entrañables y emocionantes y creo que los resultados humanos de los más de 20.000 peregrinos que han venido de distintas regiones de España, e incluso de diversos países, se queda corto con la fortaleza espiritual que han alcanzado la Diócesis, este Arciprestazgo y, sobre todo, estos voluntarios que desde la Parroquia han sabido atender a los que venían”. Peregrinaciones que han tocado todos y cada uno de los palos de la vida que rodea a la Iglesia y que, en el caso de las familias, se celebraba este día de los Santos Inocentes como una “iniciativa hermosa” que, como añadía el obispo-prior, muestra “el misterio del amor de Dios en la familia humana a través de la encarnación de Jesucristo, al igual que el amor de un padre y una madre se materializa en los hijos”.

imageEl mismo sentimiento que, como añadió Antonio Algora, hizo que san Juan de Ávila viniera al mundo. Y en este contexto aseguró que “no sé lo que sucedería si dieran un premio Nobel a cualquier manchego, me imagino que la sociedad entera se conmovería. Así, la Iglesia se conmueve enteramente por tener un doctor de nuestra tierra, nacido en nuestra tierra y que además fue aquí donde acuñó su vida sacerdotal. Aquí recibió la llamada de Dios en la vida diaria de un chaval, de un joven que reza y que se pone a la escucha de lo que Dios quiera de él a lo largo de la vida. Aquí vendió todas las posesiones de su familia siendo hijo único, entregándolo a los pobres y queriéndose ir a América a llevar el Evangelio, aunque al final el arzobispo de Sevilla le encomendó hacer esa tarea que a la postre le valdría la denominación de apóstol de Andalucía”.

Balance extraordinario para el alcalde
imagePor su parte el alcalde, José Lozano, que también participó activamente como uno más de este encuentro, hizo “un balance extraordinario, diría fructífero” de este año jubilar. “Para nosotros que somos de aquí ha sido algo extraordinario contar con un hijo doctor de la Iglesia”.

imageEl regidor reconoció lo importante de la cifra de visitantes que se han sucedido a lo largo de este periodo, pues “han conocido esta tierra de Almodóvar no solamente por su nivel religioso, sino también cultural o patrimonial y es que tenemos mucho que enseñar”. De ahí que, aseveró Lozano, “esto no acaba aquí, aunque concluya el año jubilar vamos a seguir apostando porque la gente venga a conocer Almodóvar, que conozcan sus santos, que conozcan lo que esta tierra tiene que ofrecer que es mucho y de lo cual nos sentimos muy orgullosos”.

imageAdemás de agradecer el trabajo desinteresado de tantos voluntarios, el alcalde hizo extensivo esta gratitud para con el párroco Juan Carlos Torres, “que ha hecho una labor extraordinaria en un año en el que ha trabajado muchísimo”, reconociendo también que “sin el papel del obispo, hubiera sido difícil llevar a cabo este exitoso jubileo”.