Daniel Luque, orgullo almodovense

imageTarde importantísima la vivida el pasado domingo en el coso taurino “Las eras de Marta”, de Almodóvar del Campo. El público acudió en masa para presenciar la corrida estrella de la temporada en nuestra provincia, cubriéndose tres cuartas partes de su aforo, en una tarde de gran ambiente, que ya se pudo comprobar en los aledaños a la plaza, horas previas de dar comienzo el festejo, había gran expectación por ver a tres máximas figuras del toreo en nuestra provincia, y no defraudó la tarde para nada; al contrario la gente salió de la plaza contenta y feliz, y con el torero ahijado de este pueblo, por la puerta grande.

Se lidió una preciosa corrida de Zalduendo, terciados, y de buen juego en líneas generales; a excepción de los lidiados en cuarto y sexto lugar, sin raza y mansos.

Perera, del triunfo a la incomprensión
imageMiguel Ángel Perera cuajó una importante faena al que abrió plaza, luciéndose previamente en un buen recibo capotero, cuajó varias tandas por el pitón derecho de gran calado, con mando, temple y profundidad; se adornó con el conocido pase de las flores, haciéndose así su particular homenaje al diestro Victoriano de la Serna, muy ligado con esta tierra; mató de estocada trasera y tendida y fue premiado con una oreja de peso; el cuarto, fue un toro que buscó pronto las tablas; y un Perera incomodo no quiso ni verlo; y tanto él como su cuadrilla se vinieron inhibidos y negros en muchas ocasiones, cuando la cosa no era ni mucho menos para tanto, decidió tirar por la calle de en medio; y fue increpado por gran parte del público; que protestó su desgana y brevedad.

Talavante se inspira en Almodóvar, pero no mata
imageAlejandro Talavante pudo haber salido en volandas sino hubiera marrado a espadas una interesante y variada faena al segundo de la tarde, donde toreó muy despacio con el capote, rematado con una preciosa media a pies juntos; como precioso fue el personal quite por chicuelinas de manos bajas; el extremeño cuajó una importante faena a su primer antagonista, un toro que embistió como la seda, con una nobleza, un ritmo y un motor descomunal, y Talavante le dio fiesta por ambos pitones, en una labor inspirada, donde lo bordó en el toreo al natural; sin olvidar los pases de pecho, trincherazos y unos cambios de mano de clamor; remató su actuación con unas ajustadas manoletinas marca de la casa, pero de nuevo, apareció la que ha sido su cruz desde sus comienzos, aquella tarde de Madrid que lo lanzó al estrellato, pinchando hasta en cuatro ocasiones, perdiendo así el doble trofeo, aun así fue obligado a saludar una calurosa ovación que el entendido público de Almodóvar le tributó; con el cuarto, un toro que se movió pero al que le faltó fondo, Talavante volvió a darlo todo, no dejándose nada en la chistera, como un quite por delantales “de chapeau”; la faena no alcanzó el vuelo deseado por falta de ritmo y continuidad del enemigo, pero el sincero esfuerzo de Talavante en Almodóvar, fue premiado por el publico almodovareño con una oreja de altos vuelos, en una vuelta al ruedo muy celebrada por los tendidos.

Daniel Luque, rey del trono del toreo en Almodóvar
imageUn año más Daniel Luque volvió a bordarlo en Almodóvar; en una tarde histórica para él, y para sus “co-paisanos” de Almodóvar, quienes jalearon y vibraron con la actuación de su torero; y no era para menos, pues en el tercero de la tarde, paró una vez más los rejones de la flamante plaza de toros almodovareña, con un parsimonioso toreo a la verónica, cargando la suerte y toreando con un temple sin igual. ¡Así se torea de capa!, no quiso esperar más, para caldear aún más la plaza con un ceñidísimo quite por chicuelinas, en alguna que otra a puntito estuvo de echárselo a los lomos, su público de Almodóvar disfrutaba y sufría a la vez, ¡esta es la grandeza del toreo!, se fue a los medios y brindó al respetable, y dio comienzo el recital de toreo con un acompasado y sentido comienzo de faena, llevándose al toro a los medios de una manera muy torera, con varios trincherazos con aroma y esencia pura, el desprecio y el de pecho desató el delirio; toreó al natural con un gusto, empaque y una torería indescriptible, parecía que estaba soñando el toreo; en verdad, lo estaba era bordándolo, resaltar un cambio de mano colosal de los que no se ven hoy en día; la magia del toreo de Luque volvió a brotar cambiando de mano, esta vez con la derecha, con el mentón hundido, cimbreando la cintura, y toreando con el alma, con una lentitud, dominio y plasticidad inenarrables, con “Nerva” de fondo, se abandonó el torero en una faena arrebatadora y muy torera, clavó la espada en el albero, y cerró esta inconmensurable obra de arte, con unas “luquesinas” que echaron el resto, y que explotaron con estallidos de júbilo y alegría, que celebró el público con palmas a compás y a gritos de “torero, torero”, fue una pena que pinchara la faena, previo a la gran estocada entera y arriba, que hizo que el toro cayera sin puntilla, puesto que tenia asegurados los máximos trofeos, pero aún así paseó el anillo con las dos orejas de ley, y el ya típico gallo en la mano. Que se puede decir, que son ya un símbolo que representa a Almodóvar del Campo.

imageAlmodóvar celebró a lo grande la vuelta al ruedo, echándole al torero a su paso, infinidad de enseres y alabando al que es reconocido como torero de la casa.

En el que cerró plaza y feria, fue brindado a este cronista, con una dedicatoria cargada de gran emotividad y cariño; que hizo emocionar al destinatario del mismo, ¡no tengo palabras para poder expresar lo sentido en esos momentos, sólo decir una cosa: mil gracias Daniel!

imageEl toro, sin raza, no quería pelea, pero Luque en su idilio con Almodóvar del Campo, no podía ni quería marcharse de vacío, y puso todo de su parte, poniendo la emoción y el picante que le faltaba al toro, el comienzo de faena fue primoroso, pasándose al toro a escasos milímetros de su cuerpo, una y otra vez sin enmendarse, y rematado de varios trincherazos y pases de pecho con sabor, pese a que el toro se negaba a seguir el engaño, Luque impuso su terreno, y también su torería, en una faena muy trabajada y de poder, se pegó un serio arrimón, en una labor de figurón del toreo, tras media estocada, volvió a enjaretar alguna tanda jaleada por los tendidos, y redondeó la tarde cortando otra oreja, obtenida a base de tesón, sacrificio, y sin abandonar en ningún momento su concepto del toreo artístico, lo dicho, tarde redonda y rotunda de Daniel Luque, quién el público de Almodóvar espera ansioso para su próxima actuación. Luque y Almodóvar, ¿Alguien da más?

imagePor cierto, destacó durante toda la tarde la cuadrilla de Daniel Luque, algo que no es nada nuevo, e incluso en el que cerró plaza, fue obligado a saludar montera en mano, Abraham Neiro, tras un formidable par; resaltar también una muy buena lidia a cargo de Antonio Manuel Punta.

Daniel Luque, es irremediablemente el rey del trono del toreo en Almodóvar del Campo, y lo mejor, es que en cada actuación va a más. Nuestra más sincera enhorabuena a todos.

image



Roberto García-Minguillán de Gregorio