El XIII Curso Provincial ‘Jacinto Guerrero’ tocó a su fin el pasado sábado, con una muestra de los alumnos

imageEl Teatro Municipal era escenario este pasado sábado, 13 de julio, del acto de clausura del XIII Curso Provincial de Música ‘Jacinto Guerrero’, que se desarrollaba desde el lunes de esa semana en Almodóvar del Campo con la organización del colectivo local ‘Amigos de la Música’ y la colaboración del Ayuntamiento y de la Diputación.

Alumnos y profesores ofrecieron al público presente una pequeña muestra de trabajos que han sido fruto de los seis intensos días de trabajo, presentando a los participantes por instrumento que tras la actuación recibían sus respectivos diplomas y, como colofón, un concierto de todos en formación de banda.

El acto, al que acudieron el alcalde José Lozano y su concejal Jesús González, fue abierto por el coordinador del curso, José Ramón Sánchez, quien agradeció a los padres de los alumnos “esa confianza que seguís mostrando con nosotros”. Sobre todo, indicó, en un año complicado para las economías domésticas, reconociendo que “algunos habéis tenido que hacer un esfuerzo para poder mandar a vuestros chicos”.

imageTambién subrayó Sánchez ante los presentes la colaboración del Ayuntamiento, pues “gracias a las infraestructuras que nos presta, se facilita mucho el desarrollo del curso” y concretó que la Casa de Cultura, el Teatro Municipal o la Piscina, “son piezas fundamentales para hacer atractiva y dinámica esta actividad”.

En la víspera de este acto de clausura, el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ era, precisamente, el escenario en su patio de los laureles, de un concierto de viento metal y percusión, que resultó multitudinario por la ingente presencia de público.

El programa lo abría una ensemble de trompas y trombón, cuyos componentes interpretaron ‘Los aviones de papel’ de ‘Los chicos del coro’ y ‘Gladiator’ de Zimmer.

imageContinuaría un dúo de oboes, para deleitar con el anónimo ‘Canción antigua’, una ‘Danza escocesa’ popular y ‘Goodwglit Mary’ de Jacob de Haan.

Otras dos ensambles, trompetas una y de metales la otra, ofrecieron respectivamente las bandas sonoras de ‘El último Mohicano’ y de ‘Superman’.

Las últimas interpretaciones fueron dos big band, una de alumnos con diversas piezas de música moderna y otra de profesores con un mix de música variada.