120 sacerdotes de toda la provincia compartieron la fiesta de su patrón, san Juan de Ávila, con el día grande de Almodóvar donde nació el doctor de la Iglesia

imageAlmodóvar del Campo ha celebrado este 10 de mayo, día del santo doctor Juan de Ávila, de una manera muy intensa. La localidad que vio nacer a esta figura destaca de la Iglesia católica, ha sido foco de atención para infinidad de vecinos y visitantes en el marco del año jubilar que se celebra por el Doctorado del patrón del clero secular español.

Dado que también es patrón del clero secular español, de la Diócesis y del Seminario de Ciudad Real, alrededor de 120 sacerdotes de toda la provincia se daban cita a primera hora de la mañana en la localidad para, conforme al protocolo de peregrinaciones, visitar algunos de los lugares de este jubileo.

imageComo explicaba el párroco Juan Carlos Torres en este “día muy especial”, la jornada festiva servía además para ofrecer a los miembros del presbiterio “la experiencia interna de santo, que nace aquí a la fe y en su búsqueda vocacional, que empezaría cumplir aquí también años después”.

En la misma línea se pronunciaba también el obispo Antonio Algora, para quien por encima de los 444 años  que se cumplían este 10 de mayo de la subida a los cielos del santo doctor almodovareño, está el hecho de que “cuando la Iglesia promulga a alguien doctor ya se ha parado el tiempo y su doctrina queda eterna”. Además, adelantó que por el peso de san Juan de Ávila, la Conferencia Episcopal quiere que el Santo Padre reconozca esta fecha como fiesta universal  para todo la Iglesia.

imagePosteriormente, tras una pequeña procesión entre con las reliquias del santo entre su oratorio y el templo parroquial que estaba a rebosar de fieles, todos los sacerdotes presentes concelebraron, bajo la presidencia del obispo, la misa pasadas las 13,15 horas y con la presencia del coro parroquial. Algunos lo hicieron en el altar mayor y en las bancas habilitadas para ellos los demás, entre los cuales había también claretianos, salesianos, franciscanos, trinitarios, y carmelitas y algún sacerdote de Córdoba.

imageTodos ellos agradecieron a Dios el haber sido bendecidos con vocaciones sacerdotales y, muy especialmente, las de quienes celebraron ayer en Almodóvar sus bodas de oro, como Manuel Jiménez de los Galanes, Leopoldo Lozano, José Martín, Luis Sevilla y el trinitario Olegario Santín, así como sus bodas de plata como Jesús Álvarez, José Fernández, Benjamín Roberto Rey y Jesús Inocente Rivas. Se pidió también por nuevas vocaciones sacerdotales y se hizo hincapié en el ejemplo del santo doctor almodovareño, como guía a seguir en el ministerio eclesiástico.

imagePor la tarde, tras la misa vespertina que ya sólo compartieron el obispo y el párroco, tuvo lugar la tradicional procesión organizada por la Hermandad de los Santos, a cuyo término el grupo ‘Balálita’ le cantó los mayos a san Juan de Ávila.

Tanto en la misa de después del mediodía como en la procesión vespertina, estuvieron acompañando diferentes miembros del equipo de Gobierno, con el alcalde José Lozano a la cabeza, así como la senadora almodovareña Carmen Fúnez.

5.000 peregrinos
imageUn día, por tanto, muy especial en el que la cifra de peregrinos desde que se iniciara este año jubilar ha alcanzado en esta semana las 5.000 personas. Hasta ahora han cursado visita los obispos de Córdoba, Jaén, Cádiz, Cuenca o Ciudad Real; los obispos auxiliares de Madrid con el cardenal Antonio María Rouco Varela a la cabeza la pasada semana; así como novicios, aspirantes, seminaristas y junioras. Sin olvidar a sacerdotes hispanoamericanos, indios, ruandeses, y de otros países europeos.

imageTambién han visitado la localidad carmelitas de Toledo y Madrid, salesianos de Ciudad Real y Puertollano, salesianas de Madrid, trinitarios de Córdoba, franciscanos y franciscanas, misioneras e hijas de la Caridad, esclavos de la Eucaristía, misioneros del reino de Dios, hermanas del Sagrado Corazón, siervas de los pobres, claretianos, misioneras de Acción Parroquial, hermanas de la Compañía de la Cruz, hermanas de la Sagrada familia de Villefranche, hermanas del Santo Ángel de la Guarda e hijas de María Auxiliadora. Entre los cristianos laicos, han peregrinado catequistas, animadores de jóvenes, fieles comprometidos en tareas eclesiales, voluntarios de Cáritas, profesores de Religión, matrimonios y familias cristianas y otros grupos como cofradías y hermandades patronales y de Semana Santa.

imageLos lugares de origen de los peregrinos, también según los datos parroquiales, han sido hasta ahora Campo de Criptana, Arenas de San Juan, Ávila, Puertollano, Ciudad Real, Guadalajara, Toledo, Albacete, Cuenca, Córdoba, Montilla, Cádiz, Brazatortas, Fuencaliente, pueblos de los arciprestazgos de Torrijos y Orgaz (Toledo), Tomelloso, Herencia, León, Burgos, París, Varsovia, India, Almadén, Calzada de Calatrava, Mora y Urda (Toledo), Almagro, Madrid, Sevilla, Argamasilla de Alba, Zaragoza, Valdepeñas, Torralba de Calatrava, Almería, Chillón, Terrinches, Albaladejo, La Roda (Albacete), Moral de Calatrava, Miguelturra, Valenzuela de Calatrava, Alcázar de San Juan, Alameda de Cervera, La Solana y Manzanares. La mayor peregrinación conjunta hasta la fecha ha sido la llegada desde la parroquia de San Pedro de  Ciudad Real, con 500 participantes.

imageAutoridades civiles y religiosas destacaban ayer el papel fundamental de los voluntarios de la parroquia en esta organización.