Los Reyes Magos vuelven a recorrer las calles jubilosas de Almodóvar en una majestuosa cabalgata en la que tomaron parte 120 personas

Los niños rodearon a los magos durante el desfileNuevamente las calles de Almodóvar del Campo volvieron a llenarse de magia, ilusión y alegría, conforme fue pasando la Cabalgata de los Reyes Magos en la tarde previa a una noche tan mágica como la que va del 5 al 6 de enero y que tuvo su habitual prólogo con la visita a las personas que viven en la Residencia de Mayores de la localidad.

La de este 2013 fue la comitiva más majestuosa que se recuerda en muchos años, con la implicación voluntaria de no menos 120 vecinos de todas las edades, que llenaron de vida cuatro carrozas y otros tres vehículos alusivos al oro, incienso y mirra. Presentes estos que fueron ofrecidos en los prolegómenos al desfile por los Reyes Magos al niño Jesús del belén parroquial, a uno de cuyos sacerdotes entregaron el habitual aguinaldo del Ayuntamiento y que este año será destinado a Cáritas.

En la jornada de apertura del Año Jubilar por san Juan de Ávila, sus majestades lanzaban desde el altar del templo, al que habían llegado en calesa tirada por un equino, una felicitación inequívoca a toda la localidad por haber hecho grande el histórico momento que se vivía en la mañana en ese mismo lugar. Asimismo, animaban a los pequeños de la casa a seguir siendo, sobre todo, buenas personas.

Sería al salir a la Plaza Mayor cuando Melchor, Gaspar y Baltasar, encarnados gracias a la implicación del Ayuntamiento, la Asociación Española Contra el Cáncer y Cruz Roja, subieron a sus correspondientes carrozas para, acompañados de sus fieles pajes, iniciar su colorido y esperanzador deambular por las calles almodovareñas. Y este año iban más arropados que nunca, dado que por delante figuraba una nueva carroza con el cartero real y, jalonando toda la comitiva, además de los tres vehículos que portaban respectivamente oro, incienso y mirra, discurrieron también las bandas de música de las asociaciones ‘Pablo Sorozábal’ y ‘Valle de Alcudia’, así como de cornetas y tambores de la Hermandad de ‘Jesús Rescatado’. Efectivos de la Policía Local escoltaban en la vanguardia y en la retaguardia a todos los participantes.

Marta Blanco, titular de las concejalías de Cultura y Festejos, se mostraba muy “agradecida por la colaboración que, una vez más, tenemos de tantos vecinos”, citando especialmente la participación del dueño de la calesa que brindaba desinteresadamente este original medio de transporte para la llegada de tan ilustres visitantes. También tenía palabras de reconocimiento a los colectivos presentes una vez más y a los trabajadores municipales.

El desfile discurrió este año por la Plaza de la Trinidad, calles San Juan de Ávila y Darro, Glorieta del Carmen, Luisa Boada, calles Ancha y Corredera, Plaza de San Benito y Plaza Mayor. A su paso, los pequeños vecinos no podían ocultar la ilusión que denotaba sus ojos de inocencia, al tiempo que el multitudinario público tuvo ocasión de disfrutar de los 700 kilos de caramelos que se fueron lanzando durante el itinerario.

De vuelta a la Plaza Mayor, tan ilustres visitantes hicieron regalos a los niños de la localidad de hasta 12 años de edad, entre peluches, balones, muñecas o juguetes cuyo número, este año, también creció hasta las 750 unidades. Y tuvo también lugar el sorteo de roscones de reyes y sidras por parte del Consejo Local de la Juventud. Si la cita daba inicio poco después de las seis de la tarde, el cierre se producía tres horas después.

Baltasar, obsequiando con unos balones a un pequeñoLos Reyes Magos llegaron a Almodóvar en calesaLos participantes pusieron colorido y muy bien ánimoInfinidad de globos revestían también las carrozasLa banda de cornetas y tambores interpretó villancicos