La historiadora Elisabeth Acero se adentra en los orígenes seculares de la tradicional feria de ganado

imageEn el siglo XIII nacía la ganadera Feria de Marzo de Almodóvar del Campo, cobrando una gran importancia a nivel peninsular especialmente en las centurias XVI, XVII y XVIII, sobre todo por la gran trascendencia del sector en la época y la importancia de la Mesta y de una trashumancia que hacía del Valle de Alcudia un enclave de origen y destino para el trasiego de animales.

En la tarde de este jueves, 22 de marzo, en vísperas de la inauguración de la quinta edición de unas jornadas que vienen rememorando aquella etapa dorada, que continuaría de otra manera hasta más allá del mediados del pasado silgo, la historiadora local Elisabeth Acero Morales hacía un repaso a esta tradicional cuerda en una conferencia organizada por la Asociación de Amigos de la Historia de Almodóvar del Campo.

Precisamente sobre el decisivo papel que este colectivo ha tenido a la hora de poner en marcha estas jornadas sobre la Feria de Marzo, la concejala de Cultura y Festejos, Marta Blanco indicaba que “después de tantos años perdida, los Amigos de la Historio promovieron su recuperación y si el anterior equipo de Gobierno apostó por ello, nosotros ahora no podíamos ser menos y no sólo la mantenemos sino que la fomentamos en la medida de lo posible, para mejorarla como ese acontecimiento tan importante que para Almodóvar del Campo fue su cuerda de ganado de marzo”.

Los asistentes a la charla de Acero Morales, que estuvo apoyada en una presentación infográfica, pudieron asistir así a un interesante recorrido por los casi ocho siglos de historia del tradicional mercadeo ganadero “que se perdió no hace tanto tiempo”. La historiadora licenciada por la Universidad Complutense de Madrid Incidió, sobre todo, en los orígenes porque, más allá de que todavía haya quien recuerde la importancia que tenía esta feria a nivel local, sobre todo en los años 40, 50 y 60 del pasado siglo, muy poca gente conoce que la feria tuvo una importancia muchísimo mayor a nivel nacional, en los siglos XV, XVI y XVII y de eso no se ha abundado mucho hasta ahora”.

Según dijo en su exposición, los orígenes de la Feria de Marzo coinciden con la incorporación a la Corona de Castilla de Almodóvar del Campo, junto con otros de los territorios que hoy forman la provincia. En 1212 se produce la decisiva batalla de las Navas de Tolosa, que abrirían el camino a la repoblación cristiana y con ella a la Orden Militar de Calatrava en esta zona y a la concesión de ferias. “En el caso de nuestra localidad, en 1259 se otorgan, entre otras concesiones, la celebración de dos ferias, una por San Martín y otra por San Juan”, refirió Elisabeth Acero, quien destacó la trascendencia económica y de desarrollo que traían consigo, para toda la comarca, estas citas de mercadeo exentas del pago de aranceles o de impuestos especiales. En ellas tenía lugar la compraventa de cabezas de ganado, la comercialización de productos relacionados con la ganadería y la agricultura, el comercio de lanas, paños y telas, la adquisición de útiles cerámicos, el acceso a artículos de lujo como orfebrería o platería, actividades lúdicas como teatro, o bailes y actividades de índole religiosa.

“La feria de la cuerda tenía mucha importancia porque La Cuerda era una vía pecuaria menor que se deslavazaba de la Cañada Real”, apuntó la conferenciante, quien hizo hincapié en la trascendencia que tenía para Almodóvar del Campo el paso de todo el ganado trashumante hacia el sur. “Y el desarrollo de la Mesta también hace a Almodóvar importante, en los temas que cuidaba en relación con la ganadería”.

La pérdida de peso de la Mesta unido a la presión demográfica, hace que la ganadería “pierda su supremacía sobre la agricultura y nuestra comarca comienza a roturarse de forma sistemática para emplear las tierras en la agricultura en lugar de cómo pastos para ganado. De esta forma la feria de ganado disminuye notablemente su volumen, aunque se conserva como la más importante de la comarca, sobre todo por ser la primera en celebrarse”, indicó Acero en su referencia al siglo XVIII.

Y con ello se daría pie a un siglo XIX en el que la feria “adquiere un carácter cada vez más lúdico y menos relacionado con la ganadería. La feria, en lo concerniente a la ganadería se transforma en una muestra de ganado. Se siguen produciendo un gran número de transacciones comerciales en relación con el ganado pero ni en número ni en volumen parecidos a los que se contaban en los siglos de apogeo”, refirió. Y así, a mediados del siglo pasado “la feria ya ha perdido totalmente el sentido por el que se celebraba, su carácter como feria de ganado”, siendo relegada en importancia por la Feria y Fiestas de Septiembre. La de marzo se perderá definitivamente a no mucho avanzar la década de 1970.

Desde entonces y hasta hace cinco años la Feria de Marzo era sólo un recuerdo en la memoria de los vecinos de mayor edad o un referente en diferentes estudios y ensayos. En 2008, por iniciativa de la Asociación de Amigos de la Historia, a la que pertenece la conferenciante, se vuelven a rememoran esta tradición de inicio de la primavera que el Ayuntamiento acabará organizando con gran entusiasmo y dotando de un contenido más relacionado con los orígenes, con la muestra de ganado, sin desdeñar la participación social a través de expositores de colectivos y empresas de productos agroganaderos típicos de la comarca.