Almodóvar vuelve a ser altavoz de las reivindicaciones saharauis ante la violación de los Derechos Humanos

De izquierda a derecha, Abdelahe Ahmed, delegado del Frente Polisario en Ciudad Real; Paco Real, presidente de 'Daira' y miembro del Observatorio de los Derechos Humanos de Castilla-La Mancha para el Sáhara Occidenta; y Almudena Cervera, concejala de Bienestar Social. Almodóvar del Campo ha servido, nuevamente, de altavoz en las justas reivindicaciones del pueblo saharaui dado que, a lo largo de la pasada semana, tuvieron lugar diferentes citas que, promovidas por el colectivo local ‘Daira’, han contado con el apoyo del Ayuntamiento de este municipio ciudadrealeño.

El Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ acogía en la tarde del pasado jueves las I Jornadas sobre el Sáhara Occidental que sirvieron para abordar la triste vulneración de los Derechos Humanos que se sigue produciendo en los territorios no autónomos del Sáhara Occidental. En esta iniciativa, que contaba con la colaboración de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento, intervenían Paco Real, presidente de ‘Daira’; Almudena Cervera, concejala de Bienestar Social; el delegado del Frente Polisario en Ciudad Real, Abdelahe Ahmed; y el abogado Javier Ruiz García quien, en calidad de presidente del Observatorio de los Derechos Humanos de Castilla-La Mancha para el Sáhara Occidental, esbozó muy gráficamente qué violaciones de derechos y libertades vienen sufriendo a lo largo del tiempo estas personas.

Real abría el acto esbozando los acontecimientos represivos del denominado ‘campamento de la dignidad’ el pasado año y lanzaba un mensaje de esperanza para la pronta liberación de los cooperantes españoles Ainhoa Fernández de Rincón, Enric Gonyalons y Rossella Urru, secuestrados en octubre en los campamentos de refugiados del desierto argelino.

Cervera de Gregorio, por su parte, renovaba el compromiso del Ayuntamiento almodovareño para con la causa que abandera en este municipio ‘Daira’ y, en especial, en todo lo concerniente a la acogida de niños saharauis durante los meses estivales.

Y Abdelahe Ahmed, que durante el debate que siguió a la charla fue muy crítico con el papel que ha venido jugando el Estado español en contraposición a la sociedad civil, gobiernos autonómicos y locales o diputaciones, lamentó en un momento de sus intervenciones que el pacifismo que caracteriza la lucha saharaui por su justa autodeterminación tenga como contrapartida la “tortura” o la falta de amparo judicial y de defensa legal para sus compatriotas detenidos por las fuerzas de ocupación marroquí.

Por su parte, el presidente de este nuevo órgano de observación, elemento imprescindible cuando son muy pocas e interesadas las informaciones que apenas escapan del Sáhara Occidental, introdujo el tema de la violación de los derechos humanos insistiendo en que, además de las reivindicaciones políticas, los saharauis reivindican trabajo y alimentos.

Ruiz García insistió en que el primer derecho que se vulnera para este pueblo es el de la autodeterminación. A partir de ahí se refirió al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 o al dictamen del Tribunal de La Haya de 1975 sobre la ocupación. También recordó que Marruecos levantó un muro “de la vergüenza” que, a lo largo de sus 2.700 kilómetros de longitud, “el más grande del mundo” según dijo, separa el Sáhara Occidental ocupado de la “zona liberada”. Y es en el territorio que ilegalmente gestiona el régimen de Mohamed VI donde se reproducen día a día acciones discriminatorias, atentatorias contra la vida [se contabilizan más de 3.500 muertos desde 1975], de injerencias en la vida privada, imposibilitando entre otros muchos el derecho de libre circulación y el derecho de asilo, la falta de libertad de opinión y reunión o de asociacionismo, “aunque poco a poco se va perdiendo el miedo”, refirió.

La clave para acabar con estas y otras ilegalidades es la celebración de un referéndum de autodeterminación, al que tienen derecho todos los territorios que dejan de estar colonizados. Todo ello depende sobre todo, según se dijo durante la sesión, de que España asuma su responsabilidad y el nuevo gobierno dé un giro de 180 grados a la postura más de la parte de Marruecos que, el año pasado, asumió el ahora ejecutivo saliente.

Festival Solidario
Parecidos términos se esgrimieron al día siguiente, viernes 25, durante el X Festival Solidario que tenía lugar en el Teatro con una gran presencia de público. El evento, como es tradicional, se abría con la lectura del manifiesto reivindicativo al que puso voz Paco Real, en el cual se exigía al Gobierno de España que “abandone su vergonzosa postura de complicidad con el régimen marroquí y de apoyo a sus ilegales tesis y que acompañe a la sociedad civil española en la defensa del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y contra la violación de los derechos humanos” y, en su lugar, ponga los medios para que se lleve a cabo el referéndum de autodeterminación. También se exigía a la UE la suspensión de los diferentes acuerdos que económicamente benefician a Marruecos, ya sean los de libre comercio o los de agricultura y pesca y a la Minurso [Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental] ampliar sus labores de vigilancia sobre el respeto de los derechos humanos.

El festival, que se organiza cada año por estas fechas con la misión de recaudar fondos para las acciones que emprende ‘Daira’, sirvió también para hacer entrega de una mención honorífica al Club Ciclista ‘Piernas Blancas’ de Corral de Calatrava, por haber donado a esta noble causa lo recaudado en concepto de inscripción de las carreras que organizan.

Además, aportaron su desinteresado granito de arena a la causa todos los artistas que subieron a las tablas para dar cuerpo musical y de baile al evento solidario: Cándido Zafra Rodríguez, de Almagro; el grupo de teatro Montufar, de Abenójar; los almodovareños José Antonio Pila, Ángel Notario y Rubén Gómez; el grupo Aire Flamenco, de Puertollano; Elena Bella, de Almagro; el grupo ‘Baile Andaluz’, de Almodóvar; la Banda de Música ‘Valle de Alcudia’, también de la localidad anfitriona; y Primi Ortega, de Puertollano.