La UDP ‘Valle de Alcudia’ inicia nueva andadura con la puesta en marcha de una sede mayor

La UDP ‘Valle de Alcudia’ inicia nueva andadura con la puesta en marcha de una sede mayor para cursos y servicios en la calle CorrederaPodología, fisioterapia, diferentes cursos o talleres de contenidos variados, tanto intelectuales como físicos, integran el amplio abanico de posibilidades que se abren para los mayores de Almodóvar del Campo tras la cesión de un amplio local público de la calle Corredera por parte del Ayuntamiento a la Unión Democrática de Pensionistas ‘Valle de Alcudia’.

El colectivo, del cual forman parte alrededor de 600 socios, requería de un lugar con la suficiente amplitud como la que tenía el antiguo CAI para poder desarrollar el grueso principal de su programa de actividades, dado que el relativo a las excursiones con evidentes beneficios en las tarifas, sí se ha podido llevar a cabo prácticamente desde el nacimiento de este colectivo que preside Rafael Blanco del Moral.

“Hoy es un día grande” refería el responsable de esta asociación el pasado viernes, 11 de noviembre, una fecha especial por las coincidencias del calendario y que, en lo que atañe a los mayores almodovareños, suponía la puesta de largo de este amplio espacio. De hecho, el recinto cuenta con un “maravilloso” patio de luces acristalado de 100 metros cuadrados, “que utilizaremos para actividades como los cursos de baile y para reuniones sociales en las tardes de los fines de semana”, en los que tendrán también cabida los juegos de mesa. También cuenta el local con un despacho de administración y un gran salón, en el que se podrán diferenciar distintos espacios con la colocación de biombos.

Según Blanco del Moral, es intención del colectivo que dirige que el recinto esté plenamente operativo ya en el mes de diciembre, si bien este mismo lunes se ha podido recurrir ya al servicio de podología. “Tenemos concertados con el profesional 40 servicios al mes, que hará su labor a un precio simbólico que prácticamente será para cubrir gastos, pero que también podrá repercutir en el resto de personas al 50% de las tarifas del sector”, indica el presidente. Además, también se van a poner ya en marcha un curso de bolillos, al que de inicio asistirá una treintena de personas y un taller de bailes de sociedad los sábados y domingos.

Asimismo, la UDP ‘Valle de Alcudia’ inicia esta nueva andadura gracias a mobiliario facilitado por el Ayuntamiento, junto a otro adquirido por la propia entidad y hasta una agencia de viajes con las que trabajan ha puesto a su disposición un equipo informático para cuestiones administrativas. Otras personas, a título individual, también han hecho sus propias aportaciones. Según Rafael Blanco, lo más necesario para poder iniciar el servicio de podología está disponible como silla relax, camilla, lámpara, sillón de ruedas para el profesional y una mesita donde colocar sus útiles de trabajo.

Además, en la otra estancia se han ubicado mesas de gran longitud para realizar diferentes cursos, como memoria, patchwork, pintura, manualidades, “y todo lo que vaya saliendo”, en palabras de quien también forma parte de la Federación de Asociaciones de Cultura y Ocio para Mayores, FACOM, gracias a lo cual la UDP almodovareña tiene la posibilidad de acceder a diferentes subvenciones para sufragar parte de sus actividades.

Integrantes de este colectivo también han venido trabajando, durante más de un mes, en el acondicionamiento interior de esta nueva sede, instalando cortinas, pintando paredes, colocando cuadros o un equipo de megafonía. Para todos ellos, para entidades y firmas colaboradoras y para el Ayuntamiento de la actual legislatura, Rafael Blanco del Moral sólo tiene palabras de agradecimiento porque, no en vano, “somos un colectivo impresionante, joven, que económicamente funciona y que tiene ganas de vivir todavía porque tenemos unos años buenos por delante y nosotros también movemos el pueblo, de lo cual se tiene que dar cuenta el resto de la sociedad”.

Palabras estas últimas que también suscribe la concejala de Bienestar Social y que vienen a justificar la decisión institucional de “facilitarles un espacio mayor que el que venían ocupando en el edificio de los carmelitas”, en concreto la planta baja del edificio público que en su día fue morada de Francisco Laso, senador por la provincia a finales del siglo XIX y que en su testamento cedió esta morada al municipio junto a otras de sus propiedades. Hasta finales del pasado curso escolar, este espacio se venía destinando al CAI.

Como indica Almudena Cervera, los mayores de este colectivo carecían hasta ahora de la posibilidad de llevar a cabo los talleres previstos “por falta de un lugar adecuado y todo lo que contribuya a que estén ocupados bien venido sea”. A su juicio, “ya pasó a la historia eso de que cuando eres mayor te tienes que quedar en casa y sopitas de ajo, porque lo cierto es que cada vez participan más en nuestra sociedad”.

Indicar por último que el horario de funcionamiento de lunes a viernes es, por las mañanas de 10 a 14 horas y por las tardes de invierno de 17 a 20 horas.