El Consistorio congela por vez primera en democracia el IBI urbano, que contempla incluso bonificaciones

Miembros del equipo de Gobierno. Los vecinos de Almodóvar del Campo verán congelado para 2012, por primera vez en democracia, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) e, incluso, aquellos propietarios que cumplan unos requisitos específicos experimentarán una rebaja en el recibo de la ‘contribución’ en lo que a la vivienda habitual se refiere.

Es la novedad más destacada, que no la única, de la nueva fórmula de ordenanzas fiscales que ha diseñado el equipo de Gobierno de este municipio ciudadrealeño para el próximo ejercicio y que incluye también la actualización parcial del suministro de agua potable y de la recogida de residuos sólidos urbanos y una nueva redacción conceptual del resto de tasas e impuestos municipales, que también se verán congelados.

Según refiere el alcalde almodovareño, José Lozano, estos mantenimientos impositivos y las rebajas aprobadas responden a “nuestro compromiso electoral de aminorar la presión fiscal a nuestro vecinos, algo que cobra ahora más importancia en el actual contexto de crisis que las familias están sufriendo, fundamentalmente, a causa del desempleo”.

El IBI, que supone la cuarta parte de los ingresos municipales, estará bonificado en un 30% en primera vivienda para aquellos propietarios cuyo sueldo no supere el 1,5% del salario mínimo interprofesional, es decir, alrededor de los 1.100 euros mensuales y que, además, tengan un valor catastral para esa vivienda no superior a los 30.000 euros.

También se ha dado luz verde a una revisión en el caso de los recibos del agua y de la basura que, en términos generales, subirán un 6%, cuantía “muy por debajo de lo que los servicios de Intervención recomendaban para poder ajustarlas a los costes que las respectivas empresas concesionarias cargan al Consistorio por cada uno de estos servicios”, apunta el primer edil. “Ambos conceptos deberían ser pagados íntegramente por los ciudadanos, pero que los sufraga en parte el Ayuntamiento para que repercuta lo mínimo posible en las economías familiares”, insiste el regidor almodovareño.

Aun así  y como queda dicho, en el caso del agua potable “hay también una reducción importante para familias numerosas, minusválidos y pensionistas”, apunta Lozano en referencia a una bonificación de otro 30%, siempre que se cumpla el mismo requisito salarial que en el caso comentado del IBI.

El resto de tasas e impuestos se congelan en términos económicos, pero experimentan una nueva redacción para clarificar conceptos y adecuarlos, en algunos casos, a la actual realidad del servicio que reciben los ciudadanos. Sucede así, por ejemplo, en los casos de entrada de vehículos; el uso de las pistas deportivas, con o sin iluminación artificial; ocupación de la vía pública con mayor control en los contenedores de obras por parte de los ciudadanos, satisfaciendo 5 euros por día como precio simbólico; diferenciación de terrazas de invierno y de verano, entre el 15 de octubre al 15 de marzo, dando más amplitud en el periplo estival y con zonas más acotadas entre otoño y primavera para satisfacer a fumadores; o el alcantarillado, que incluye ahora un fijo.

Contención del gasto
“Se trata de fórmulas más claras, con una bajada generalizada de impuestos que va a ser positiva para los intereses de todos los ciudadanos”, señala José Lozano, que reconoce como medida aparejada para evitar un desequilibrio financiero la política de menor gasto que viene realizando su equipo de Gobierno. Así lo prueban ya “un recorte de unos 60.000 euros en la cuenta de Festejos de este año, el ahorro en la liberación de alcalde y concejales, o una política central de compras que evita los gastos innecesarios que anteriormente se producía”.

De esta manera, el documento presupuestario para 2012 sobre el que ya se está trabajando será “muy austero”. El alcalde adelanta que se recortará en un 25% respecto al del actual ejercicio porque, además de la contención de gastos, se van a consignar “ingresos reales” que servirán, sobre todo, para pagar las nóminas de los funcionarios y los gastos corrientes del Ayuntamiento. Además, el año próximo se relanzarán dos cuestiones de interés para la población: el Plan de Ordenación Municipal, cuya previsión de trabajo se extiende por espacio de dos años y el polígono industrial, otra prioridad sobre la que también se trabaja para “empezar lo antes posible, aunque no sabemos si en 2012 podremos tener ya algo”.

Entre tanto, se está a expensas de la reanudación de pagos pendientes por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y de los ingresos procedentes de los Presupuestos Generales del Estado, especialmente en todo lo relativo a seguir priorizando el desarrollo de zonas deprimidas como la que acoge a Almodóvar del Campo.