El satisfactorio balance por la Feria y Fiestas ofrece también conclusiones sobre los aspectos a mejorar

Las autoridades munícipes, en una de las procesiones celebradas estas pasadas fiestas. Con satisfacción ve el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo el desarrollo de las recientes Feria y Fiestas de esta localidad ciudadrealeña, con una alta participación en buena parte de las actividades programadas y con aspectos pendientes de pulir para que en próximas ediciones las celebraciones patronales sean prácticamente perfectas.

Así lo apunta la concejala responsable de Festejos, Marta Blanco, que entiende que en líneas generales los diferentes sectores de edad de esta población ciudadrealeña “han disfrutado de aquellas propuestas de la programación especialmente diseñadas para ellos, en unas fechas que han gozado del mejor tiempo meteorológico durante casi toda esta larga semana”.

Entre los aspectos que mejor sabor de boca han dejado cabe referir el desarrollo de los tradicionales encierros, con apenas incidencias reseñables ante “reses bravas”, salvo en la última jornada y que tampoco finalmente tuvo consecuencias mayores. Pero ya el emocionado pregón de Alfredo Palmero fue una positiva piedra de toque para el ciclo festivo, con la presencia de destacadas autoridades y dando así paso a unos ‘días de santos’ en los que las procesiones, entre otras citas, tuvieron un alto seguimiento.

Una de las principales apuestas radicaba este año en el Recinto Ferial, este año más lleno que nunca de atracciones y puestos ambulantes, hasta el cual fue trasladado el baile del vermú que resultó con “una acogida considerable pese al nuevo emplazamiento”, refiere Blanco. También ha agradado a los feriantes la posibilidad de abrir sus atracciones y puestos de comida en horario diurno, habiéndose registrado en esta ocasión la mayor ocupación del espacio ferial en toda su existencia por parte de estos profesionales. Y las casetas del Consejo de la Juventud y del CF Almodóvar han registrado una más que aceptable asistencia. En el caso de la gran carpa que acogió el baile diurno, el Ayuntamiento se vio en la necesidad de cambiar la concesión del servicio hostelero, con la finalidad de garantizar una mejor atención y servicio a los ciudadanos.

En el plano cultural, las exposiciones programadas también han tenido gran acogida y el Teatro Municipal registró una entrada entusiasta con las dos obras de teatro programadas y especialmente con la gestionada directamente por el Ayuntamiento, ‘Mírate en el Espejo ‘ con Enma Ozores, cuya compañía, ‘Arlequín’, hizo un esfuerzo en cuanto al precio de contratación. “Al final quedaron muy satisfechos por la respuesta del público, hasta el punto de que les gustaría volver en futuras ocasiones”, apunta Blanco.

De los cinco ‘días de toros’ fueron todo un éxito las propuestas para peñas y mayores. En el primero caso, hasta 16 de estas típicas agrupaciones de almodovareños en fiestas tomaron parte en la gymkana que dejó prácticamente pequeña la plaza de toros. El recinto estaría totalmente pleno el último día con la suelta de vaquillas que se realizaba tras muchos años y a la que el público también respondió, contándose con la animación en directo de una charanga. Además, el concurso nocturno para estos grupos que se realizó en el ecuador festivo se prolongó hasta pasadas las 3 de la madrugada, también con una gran animación.

Asimismo, como explica la concejala de Festejos, “el baile este año ha tenido mayor aceptación que otros, gracias al nivel y variedad de las orquestas” y, entre ellas, una de las más ovacionadas fue la orquesta ‘Diamante’.

Los dos espectáculos de variedades, uno promovido por el Ayuntamiento y otro con la promoción privada también fueron un aliciente para la tercera edad. Y con todo, la gran paella realizada para cerrar estas celebraciones fue repartida finalmente en unas 2.000 raciones. Un broche de oro a unas grandes fiestas.

El balance de estas celebraciones arroja también aspectos positivos en tanto que se concretan cuestiones que van a ser mejoradas en las próximas ediciones. Se toma nota en este sentido de algunas propuestas planteadas para los niños, sobre todo a la hora de anunciar con suficiente antelación su celebración o ajustar a unas horas menos calurosas la puesta en marcha de un parque infantil que, durante dos tardes, hizo por cierto las delicias de infinidad de pequeños.

Y se confía en que la nueva fórmula que premia el esfuerzo y dedicación para quienes participan en el concurso de carrozas tenga el año próximo los efectos deseados, dado que este año hubo una única propuesta. “Nuestra intención es y será dar calidad a esta tradicional cita de nuestras fiestas, que tras un siglo de existencia necesita recobrar la dignidad con la que durante años han tenido las carrozas participantes”, apunta Marta Blanco.

Termina Blanco señalando que han sido “Sin duda, unas muy buenas fiestas en las que también por qué no decirlo, recogemos lo que la gente nos ha trasladado, para con una gran dosis de humildad, hacer crítica constructiva y mejorar estos aspectos de cara a las próximas fiestas de septiembre”.