La recuperada suelta de una vaquilla, punto álgido en Retamar durante las fiestas por la Virgen de las Nieves

La pedanía almodovareña de Retamar ha completado las fiestas patronales más exitosas en muchos años que, en honor a la Virgen de las Nieves, se han prolongado a lo largo de una semana bajo el patrocinio del Ayuntamiento de Almodóvar del Campo. Una de las claves de la notoriedad de este año, que ha atraído numeroso público de Puertollano y de la propia población cabecera del municipio, ha radicado en la suelta de una vaquilla, una cita tradicional que se echaba de menos tras diez años sin ser organizada.

Fernando Torres, concejal de Aldeas de este consistorio ciudadrealeño, ha explicado que la convocatoria taurina del pasado domingo, 7 de julio, fue todo un éxito pues, al margen de la masiva asistencia, “la gente se comportó cívicamente respetando siempre al animal, con un ambiente festivo estupendo que incluso se vio engrandecido con la improvisada banda musical que amenizó la tarde con unos pasodobles y no faltó bebida refrescante para nadie”.

En torno a tres cuartos de hora, conforme a lo que permite el reglamento para estos festejos taurinos populares, se prolongó la suelta de la vaquilla, dando inicio hacia las siete de la tarde con la supervisión de la Guardia Civil y responsables de lidia. Terminada la suelta, se acometió el sacrificio de la res a manos de profesionales de la carnicería, que luego acometieron el despiece para la comida popular que al día siguiente fue guisada en cuatro calderetas, para una comida de hermandad que compartieron vecinos y visitantes. Hasta entonces, los casi 70 kilos de carne que recibieron el visto bueno del veterinario aguardaron en una cámara frigorífica reglamentaria.

Torres agradece la implicación del alcalde pedáneo, Fernando Sánchez, en la organización de este festejo y otras actividades novedosas que ha incluido una programación festiva que daba inicio el 30 de julio. Las palabras de agradecimiento del edil de Aldeas han sido extensivas al ganadero que gustosamente cedió el ejemplar, al propietario del recinto acorralado donde tenía lugar el festejo también sin cobrar nada a cambio, a la presencia desinteresada de la Cruz Roja almodovareña con su ambulancia y a la rebaja en sus emolumentos del personal técnico que reglamentariamente había de estar allí. “Son tiempos de crisis en el país y en nuestro ayuntamiento no hay dinero como para satisfacer las cantidades normales que requiere la organización de un evento así, por lo que reitero mi gratitud ante el esfuerzo que todos han hecho para que los gastos fuesen los mínimos”, refiere Torres. El Ayuntamiento, además, gestionó todos los trámites administrativos para que el festejo contase con las pertinentes autorizaciones.

Con todo, la programación conjunta de estas celebraciones en honor a la Virgen de las Nieves ha sido del gusto de todos los vecinos. “A través del alcalde pedáneo se ha promovido un programa de fiestas bastante completo manteniendo lo tradicional y otras acciones novedosas como una exhibición de motor 4×4, y la propia suelta de la vaquilla”, en palabras del concejal de Aldeas.

Con juegos de mesa diversos y competiciones deportivas varias se iniciaba la programación festiva con motivo de la patrona, a la cual se agasajó primero con un triduo y una ofrenda floral seguida de fuegos artificiales, misas y la procesión en la que vecinos y autoridades acompañaron la imagen de la Virgen de las Nieves.

También han gozado de una gran participación las verbenas nocturnas, en las que han tomado parte orquestas de la categoría de Atlantis, Nuevo Eclipse o Bámbola y se ha organizado también una gymkhana para las peñas, actividades hinchables para los pequeños y numerosos juegos infantiles. La comida de hermandad con la carne de la vaquilla ponía el mejor sabor para despedir, este pasado lunes 8 de agosto, las celebraciones de los retamaleños.