Almeida: “La igualdad no es una cuestión de decretos ni de leyes, sino de convivencia o sentimientos”

De izquierda a derecha, Almudena Correal, Cristina Almeida, Vicente de Gregorio y Beatriz Calvo, ayer tarde en el Centro Cultural 'Casa de la Marquesa'. La abogada Cristina Almeida rompió en la tarde de este miércoles, 6 de abril, una lanza más en apoyo a la igualdad efectiva y real de mujeres y hombres en el día a día de la sociedad actual. Lo hizo en el transcurso de un multitudinario encuentro celebrado en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ de Almodóvar del Campo, con la presencia de decenas de personas convocadas por el Ayuntamiento y el Centro de la Mujer.

Tanto para el primer edil, Vicente de Gregorio, como para la primera teniente de Alcalde, Almudena Correal y la propia concejala de Bienestar Social, Beatriz Calvo, nadie mejor que Cristina Almeida para contribuir en los esfuerzos que desde las administraciones locales también se viene realizando desde hace años para que la igualdad sea algo más que un ideal difícilmente alcanzable. “Su historia es larga y rica en experiencias de esta índole pues a lo largo de su trayectoria ha defendido algo que no era por entonces tan habitual”, apuntaba De Gregorio sobre la importante presencia de la ponente.

Precisamente Almeida no desdeñaba la oportunidad de reiterar los derechos de las mujeres que se  promueven cada 8 de marzo, de la misma manera que sucede entre los trabajadores, abordando en su ponencia la evolución histórica de esta reivindicación y analizando el momento actual de estas demandas. Según dijo, la sociedad debe “aprender que esta necesidad de igualdad no es una cuestión de decretos ni de leyes, sino también de convivencia, de sentimientos, de formas de ver la vida, de ocupar el espacio”.

Quien en su día ocupara también un escaño en el Parlamento nacional, insistió  en que “las leyes ayudan a que la igualdad no cree desigualdad; eso es perfecto, pero es más importante la realidad y por eso en 2007 tuvo que haber otra ley a favor de una igualdad efectiva”, lamentando Cristina Almeida que la sociedad tarde en enterarse de que esta justa reivindicación no es algo únicamente jurídico, “sino que tiene que ser igualdad efectiva, de compartir, de sentimientos y de corresponsabilidad familiar”.

No obstante, Almeida alabó los “grandes avances” que se han realizado en estas décadas de reivindicaciones y, de hecho, “cuando que yo terminé la carrera, no podía ser jueza y mi marido era mi representante legal porque así lo quería la ley de entonces”. Desde entonces, añadió, se ha cambiado mucho, “con medidas tan normales en la vida actual como son los divorcios o el uso de anticonceptivos”.

En consecuencia, tan destacada jurista insistió en que “ahora tienen que cambiar muchas mentalidades para conseguir una igualdad real, que no implica ser lo mismo, sino tener las mismas oportunidades” la mujer respecto del hombre. Y es que, en definitiva “no queremos ser iguales que los hombres, ni tenernos que incorporarnos a su mundo, sino que queremos tener el espacio propio para poder ser como nosotras queremos”.