La localidad ha acogido a alcaldes de municipios del Parque Natural para conocer aspectos de la nueva Ley

Una imagen de la visita hoy a Almodóvar del Campo del parlamentario Antonio Salinas, flanqueados por los alcaldes de Hinojosas de Calatrava, Teófilo Romero (iz.) y de Almodóvar del Campo, Vicente de Gregorio (dch.). Antonio Salinas, parlamentario que defendió en las Cortes de Castilla-La Mancha el proyecto de Ley de Declaración del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, ha visitado este lunes Almodóvar del Campo para mantener una reunión con alcaldes de municipios englobados en la nueva área de protección medioambiental cuya entrada en vigor se producirá al día siguiente de la publicación de la nueva normativa en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

En rueda de prensa previa al encuentro, el primer edil almodovareño, Vicente de Gregorio, explicó que el nuevo Parque Natural engloba una población que alcanza los 11.625 habitantes y se extiende a lo largo y ancho de 149.463 hectáreas sobre las que se asienta el nuevo parque.

Reiteró  también el primer edil que municipios como el de Almodóvar del Campo desde un principio ha apoyado sin fisuras esta declaración, porque “esa zona verde de gran amplitud está, si no abandonada sí un poco dejada, va a estar ahora más controlada y se va a desarrollar con más intensidad aprovechando más sus recursos naturales, cuidando su flora y su fauna y, en definitiva, vamos a tener un parque que va a ser la envidia de todos los que nos quieran visitar”.

En su intervención, Salinas volvió a despejar cualquier incertidumbre acerca del mantenimiento de los usos y costumbres que tradicionalmente se han aplicado en esta zona, asegurando que “todo va a seguir igual”, especificando por ejemplo que los ayuntamientos van a seguir los competentes en materia de licencia de obras o la autoridad hidrológica en el caso de aprovechamientos y utilización de recursos hídricos.

Reiteró  de esta manera el mantenimiento habitual de las actividades cinegéticas en los 180 cotos de caza existentes; las que tienen que ver con la ganadería en las más de 500 fincas que se dedican a este sector; o la labor habitual en el 16% del suelo con fines agrarios. La razón, es que “gran parte de que esta zona mantenga sus valores naturales radica en el buen uso que se ha venido realizando por parte de estas propiedades”, señaló Antonio Salinas.

Negó  de esta manera que con la nueva normativa legal vaya a haber nueva burocracia que superar por parte de los titulares de explotaciones privadas, “salvo aquella que se refiera a la concesión de las ayudas que se puedan solicitar de acuerdo a las nuevas líneas de ayudas que puedan repercutir en esta zona por el mero hecho de ser Parque Natural”. Se refería así, por ejemplo, al denominado ‘Fondo Verde’ que en la zona ya está repercutiendo y a cuya convocatoria han concurrido ya quince solicitudes; a las ayudas agroambientales específicas para zonas protegidas; o a la nueva filosofía europea que se está manejando en el ámbito comunitario para dar un mayor apoyo a la extensión y conservación, por ejemplo, de las razonas autóctonas que en el Valle de Alcudia alcanza al ovino merino o al vacuno berrendo.

En cuanto a otros aprovechamientos públicos como el que tiene que ver con la potenciación ordenada y sostenible del turismo medioambiental, el parlamentario indicó que todo eso quedará establecido en el Plan Rector de Uso y Gestión, un reglamento que regulará la compatibilidad de actividades en consonancia con el natural desarrollo de la vida floral y faunística en el Parque Natural y otra serie de valores a proteger.

Una vez entre que en vigor la nueva ley, para lo cual habrá que esperar a su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, se abrirá un plazo de tres meses para que quede constituida la Junta Rectora del Parque Natural de Valle de Alcudia y Sierra Madrona, de la cual tomarán parte hasta 35 entidades de carácter público y privado como bien ha referido Antonio Salinas. Para la puesta en marcha del Plan Rector de Uso y Gestión, se contempla un plazo no superior a los dos años desde la entrada en vigor de la referida Ley.

Con todo, el parlamentario también quiso agradecer el trabajo que en pro de la conservación  y desarrollo sostenible ha venido realizando durante más de diez años el Grupo de Acción Local, cuyas bases se aprovecharán en la nueva etapa que se abre para el Valle de Alcudia y Sierra Madrona.