La joven concejala Beatriz Calvo ha encendido esta mañana el chupinazo que inaugura los Encierros

Los toros, hoy a su paso por la Corredera. Los tradicionales Encierros de Almodóvar del Campo han dado comienzo esta mañana cuando el reloj del nuevo Coso de la localidad ha marcado las 13:00 horas. Ha sido entonces cuando Beatriz Calvo, concejala de Bienestar Social y la más joven de todo el equipo de gobierno que encabeza Vicente de Gregorio, ha encendido el famoso ‘chupinazo’ que desde hace cinco años avisa a los vecinos y foráneos que los toros salen al albero.

Como ha confesado el edil almodovareño, “por fin sale un toro al ruedo de Almodóvar después de tantos años de anhelo”, mostrándose completamente satisfecho pues “es un sueño hecho realidad“. Y es que estos encierros de las Fiestas de Septiembre de Almodóvar del Campo son y serán especialmente recordados por este actual equipo de gobierno y por todos los vecinos en general por poder contar ya con un gran Coso que hace honor a la gran tradición de esta localidad ciudadrealeña.

Recordar así que esta costumbre data al menos del siglo XVI, pues como ha comentado De Gregorio “hay datos fehacientes de que en 1495 ya corrían toros por las calles de Almodóvar”. De hecho, estos encierros están declarados Fiesta de Interés Turístico Regional y tienen el honor de ser incluso más antiguos que los famosos encierros de Pamplona.

Integrantes del equipo de Gobierno, tras el chupinazo de apertura de encierros. Una vez dado el chupinazo, cuatro toros han pisado el coso almodovareño; “dos grandes y dos pequeños”, según ha indicado el edil almodovareño, quien también ha explicado que para estos encierros el Ayuntamiento ha comprado 20 toros y de esta veintena, aquellos que lleguen en buen estado al próximo domingo, jornada de clausura de estos míticos encierros almodovareños, volverán a salir a la calle para realizar el último paseillo antes de dar por finalizadas estas Fiestas de septiembre.

Hay que destacar que el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo cumple un año más con las exigencias de seguridad pues éste es un aspecto “primordial para que todo se desarrolle según la ley y no haya incidencias”, ha puntualizado De Gregorio. Es más, en torno a 150 personas trabajan durante los encierros para que todo se lleve a cabo con total seguridad y tanto corredores como el resto de personas congregadas en la localidad durante el tiempo que los toros están fuera no corran ningún peligro.