Los diez niños saharauis y sus familias de acogida compartieron cena de despedida en la Piscina Municipal

Los pequeños volvieron a ser agasajados por 'Daira' y el Ayuntamiento. La Piscina Municipal era el sitio donde tenía lugar esta cita, en la que los pequeños recibieron diversos presentes por parte del colectivo almodovareño de Amigos del Pueblo Saharaui y del propio Consistorio, con el fin de hacer más dulce el viaje de regreso previsto para el próximo fin de semana desde tierras alicantinas.

Vicente de Gregorio, en su condición de alcalde, quiso destacar durante esta convocatoria el carácter benefactor de la gente de Almodóvar del Campo, pues “con independencia de la crisis, este pueblo es solidario y tenemos que agradecer el esfuerzo que han realizado las familias para tener por espacio de dos meses a estos niños y que puedan compartir nuestra cultura y se vuelvan enriquecidos como personas”.

El primer edil reclamó también por el bien del pueblo saharaui la necesidad de terminar con “la injusticia que les aleja del Sáhara Occidental”, algo en lo que coincidió también el presidente de ‘Daira’ y coordinador provincial, a la sazón, del programa ‘Vacaciones en Paz’. Y es que Paco Real reivindicó esta estancia temporal de los pequeños saharauis desde el punto de vista de la reposición a este pueblo de un derecho del que vienen siendo privados desde hace ya 35 años, “por un país que los tiene oprimidos y que no respeta los derechos humanos y lo que hace falta es que pronto se resuelva la situación para que estos niños, cuando vuelvan a España, puedan hacerlo ya de otra forma”.

En todo caso, Real hizo un “balance positivo, como todos los años” de la estancia de los niños en la localidad y, “aunque se ha bajado algo en el número de familias acogedoras respecto a años anteriores, nos podemos dar por satisfechos viendo la incidencia que ha habido en otros pueblos”. Una incidencia menor porque, como también dijo, “Almodóvar es un pueblo solidario y confiamos en que el año que viene puedan sumarse nuevamente otras familias”.

Desde su llegada en julio, los visitantes saharauis han compartido las actividades que normalmente organiza la Asociación ‘Daira’, como el cumpleaños común en la Piscina o la excursión conjunta que este año les trasladaba a las Lagunas de Ruidera, en una jornada que resultó deslucida por coincidir con mucha lluvia. La recepción del Ayuntamiento por parte de las autoridades locales ha sido otro punto en común de esta andadura estival. En este punto Paco Real reiteró el agradecimiento de todos los colectivos pro-saharauis de la provincia hacia las administraciones locales y la Diputación Provincial que, a diferencia de otras como la de Toledo este año, han sufragado enteramente por mediación de los ayuntamientos el viaje de ida y vuelta desde Argelia. “Gracias a ello las familias de nuestra provincia no han tenido que poner un solo duro de sus bolsillos por este concepto y eso también se lo debemos a la especial sensibilidad que tiene el presidente de la Diputación para estos temas”.

A partir de ahora, ‘Daira’ retomará su actividad habitual en la recaudación de fondos, como la venta de lotería, la recogida de alimentos y otros artículos o la organización del festival solidario en otoño, que esta año alcanzará ya su novena edición. En todo ello, según dijo Vicente de Gregorio, colaborará el Ayuntamiento en la medida de sus posibilidades, porque “desde esta institución se tienen las puertas abiertas para todo aquello que mueva este colectivo y también, cómo no, en el festival”.