Cervera Ríos ofreció en el Teatro un pregón de Semana Santa emotivo, pasional y profundamente reflexivo

El pregonero muestra al público la placa que acababa de entregarle la presidenta de la Junta de Hermandades de Almodóvar del Campo.Jesús  Ángel Cervera Ríos, hermano de la Cofradía del Cristo de la Caridad, fue el encargado de dar paso a la Semana Santa de la localidad ciudadrealeña de Almodóvar del Campo, merced al pregón pronunciado en la noche de este pasado sábado, 27 de marzo, en el Teatro Municipal que presentó un aforo prácticamente completo.

El acto, organizado por la Junta de Hermandades y el Ayuntamiento, contó con la presencia de miembros de la Corporación municipal, con el alcalde Vicente de Gregorio a la cabeza; la concejala del Consistorio ciudadrealeño  Teresa Espinosa; y representantes de las hermandades de la localidad, que se aglutinan en torno a la Junta que preside Manuela Naranjo.

En su emotiva, pasional y profundamente reflexiva intervención, Cervera Ríos abundó sobre el sentido más trascendente de lo que significa este ciclo que rememora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, un contenido que magistralmente contextualizó en las citas procesionales de la Semana Santa almodovareña, de cuyas hermandades iría exponiendo sus principales hitos.

Este licenciado en Derecho que actualmente desarrolla su labor profesional en el Ayuntamiento de la capital de la provincia, desarrolló exhaustivamente sentimientos y situaciones de lo terreno en contraposición a la trascendencia de lo que implica el amor a Dios, a Jesús y a la Virgen. Así, cuando se refirió por ejemplo al Cristo cautivo, habló del cautiverio de la actual sociedad sometida a la “esclavitud del egoísmo” o al “aburrimiento” como “causa de los pecados más graves”. Pero en el ciclo de Semana Santa también, dijo, hay tiempo para el arrepentimiento, para la esperanza o para la caridad. A juicio del pregonero, el sufrimiento que llevaría a la muerte de Jesús es equiparable a otros hechos injustificables por parte del ser humano, como el holocausto, las guerras, los malos tratos,… Y es que, afirmó José Ángel Cervera, la muerte no es solamente algo físico a lo que se condena, sino que se produce también por medio de “las palabras y los hechos” de las personas en el día a día. Finalizaría su exposición aludiendo a esa eclosión de la alegría y la esperanza hecha verdad en la Resurrección del hijo de Dios, con todo lo que ello implica para la fe cristiana en cuanto al perdón de los pecados; como bien dijo el pregonero, “con Jesús Resucitado resucita el hombre, el niño, el joven, la mujer y el abuelo”.

Tras sus palabras, que tuvieron diversas alusiones a textos de santos, religiosos o poetas como Federico García Lorca, el pregonero recogió una placa de agradecimiento a su intervención, dando paso también a la entrega de la distinción ‘Nazareno de Honor 2010’ a José Anguita Barba, uno de los fundadores de la Hermandad del Cristo de la Caridad, y que fue recogida en su memoria por su hijo. Y con ello el acto, que fue presentado por Maribel Garrido, alcanzaría su segunda parte con el Concierto de Semana Santa ofrecido por la Asociación Musical ‘Amigos de la Música’.

El programa ofrecido bajo la dirección de Luis Fernando Valiente, incluyó  las marchas procesionales ‘Reina de las Mercedes’, de Juan Velázquez; ‘Rocío’, de Manuel Ruiz; ‘Encarnación Coronada’ y ‘La Madrugá’, de Abel Moreno; así como las marchas lentas ‘Mater Mea’, de Ricardo Dorado y ‘A ti Manué’, de J. J. Puntas.

Con ello, este Domingo de Ramos, 28 de marzo se iniciaba el ciclo de la Pasión en las calles de Almodóvar del Campo con la procesión que al mediodía  seguía a la bendición de los ramos de olivo durante la eucaristía precedente desarrollada en el templo parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. La comitiva estaba integrada por la sección infantil de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Rescatado, Nuestra Señora de las Mercedes y Santo Niños Jesús, presidida por este último paso.