Ayuntamiento y ONCE confían en la gran acogida que tendrá el cupón dedicado a Almodóvar del Campo

El lunes 14 de diciembre se producirá un “feliz evento, me atrevo a decir en nombre del municipio de Almodóvar del Campo, porque será bonito que quien compre en España un cupón de la ONCE ese día tendrá en sus manos un poquito de nuestro pueblo”.

Así lo refería el primer edil de esta localidad ciudadrealeña, Vicente de Gregorio, durante el acto de presentación del diseño del boleto que la Organización Nacional de Ciegos de España difundirá una de las señas de identidad de este enclave cabecera del Valle de Alcudia.

Por este motivo se desplazó a la localidad almodovareña Cristino Ortuno, responsable de la delegación de la ONCE en la provincia, quien en el transcurso del acto expresó su gratitud al apoyo del Consistorio almodovareño hacia esta iniciativa, por cuanto tiene de importancia la contribución a una causa que posibilita atender a los alrededor de 800 afiliados con que cuenta la ONCE en Ciudad Real. Además, “si con ello contribuimos a la difusión de esta población, pues miel sobre hojuelas”.

Ortuno puso de relieve que los ingresos que genera la venta del cupón posibilita la existencia de toda suerte de recursos para las personas con problemas de visión a lo largo de toda la vida. En concreto, la organización dispone de programas de atención temprana para quienes ya nacen con ceguera y de vacaciones sociales para mayores, en tanto que se fomenta la utilización del bastón y se proporcionan perros guía, cuya formación durante dos años supone la inversión de unos 42.000 euros por cada animal.

Por todo ello y otras razones más, “espero que esa gran encina que acoge mil ovejas pueda acoger esos miles cupones que, como dice el alcalde, se deben vender aquí”. El delegado provincial de la ONCE hacía referencia, por un lado, a la imagen de la encina milenaria del Valle de Alcudia que ilustra el cupón y, por otro, al llamamiento realizado por De Gregorio para que toda la ciudadanía contribuya con la adquisición de estas participaciones a la gran labor social de la Organización Nacional de Ciegos y que, por la misma razón, lo comuniquen también a aquellos familiares que viven fuera de Almodóvar del Campo.

A modo de anécdota, Ortuno invitó a los vecinos que tengan intención de comprar el cupón a llevarse no uno sino dos, “porque si luego toca y sólo se ha comprado un cupón, al final no podrá conservarlo como recuerdo”.